Río Grande-Analizan modificar la Ordenanza de alcoholemia positiva llevándola a "tolerancia cero".

Municipio y el Concejo Deliberante analizan la modificación de la ordenanza sobre alcoholemia positiva que rige actualmente, y que se pretende elevar al rango de “tolerancia cero”.
RIO GRANDE-TOLERANCIA CERO 1

Se realizó la primera reunión para analizar la propuesta que oportunamente presentó el Ejecutivo Municipal a los efectos de reducir la tolerancia para los casos de alcohol en sangre en los conductores.

Luego de la misma, el secretario de Participación y Gestión Ciudadana, Federico Runin dijo que la intención del Ejecutivo es “declarar al Municipio de Río Grande como Municipio Tolerancia Cero de alcohol al conducir” y explicó que “en la actualidad hay un límite mínimo legal de 0.5 y se busca que todas las situaciones contempladas por debajo de ese 0,5 que hoy no se consideran infracción pasen a serlo y serán pasibles de una multa o una sanción y eso es lo que estamos analizando con los Concejales, así como el código de faltas estipula toda una escala de multas según la graduación alcohólica, es decir a partir de 0.5 hasta  0.75 se fija una multa, superior a 2 grados otra y esta modificación busca que a partir de 0 grados y hasta 0.2 una multa y posterior de 0.2 a 0.5 otra multa siguiendo en sintonía con la técnica legislativa del código de faltas”.

Y especificó que las sanciones de 0 grados en adelante irán desde 750 unidades punitorias hasta 5000 unidades punitorias, es decir estamos hablando de multas que van a superar los 10 mil pesos y un máximo de 70 mil pesos o más en los casos dónde haya reincidencia o antecedentes de tránsito por cuestiones de tránsito”.

Runín explicó que el objetivo es lograr que “el que bebe no conduzca” y adelantó que la medida, de aprobarse, va a ir acompañada por una fuerte campaña de concientización para que los conductores que han bebido no se suban al vehículo porque lo que uno quiere es que sacar de la conducción a toda persona que esté bajo los efectos del alcohol y que represente un riesgo para su vida, su acompañante o cualquier vecino de la ciudad”.

También se analizó la posibilidad de retener también la licencia de conducir aunque la concejal María Eugenia Duré explicó que “sería una medida extrema que aún no la hemos decidido pero si la vamos a analizar aunque sería en el máximo de las penalidades en virtud de las gradualidades que se están analizando dado que también debemos tener en cuenta la posibilidad de que un conductor provoque un grave accidente”.

También se refirió a la posibilidad de instrumentar los análisis de “narcolemia” para detectar el consumo de sustancias prohibidas en los conductores y en tal sentido Duré reveló que  “se ha planteado porque se ha implementado en otros Municipio y demandaría una aparatología importante pero es un tema para analizarlo y ver de qué manera se puede implementar”.

Sobre este punto Runín agregó que desde el Municipio “estamos trabajando e investigando la posibilidad de generar la aplicación de los controles de narcolemia e incluso hay varios Municipios a lo largo del país que ya lo están haciendo” entre los que mencionó “Rosario; Santa Fe; Bahía Blanca; Neuquén para fijar estos controles en la vía pública que busca a concientizar y prevenir”.

Te puede interesar