Hace 10 años en el Congreso se votaba la ley que aprobaría el matrimonio igualitario

Nacionales 11 de julio de 2020 Por Redacción1
matrimonio igualitario

La ley fue aprobada en la Cámara de Diputados el 5 de mayo del 2010 por 126 votos a favor y 110 en contra, mientras que en el Senado -un cuerpo con fuerte influencia de los senadores provinciales- la aprobación sucedida en la madrugada del 15 de julio fue con una mayoría mas ajustada de 33 votos a favor y 27 en contra.

El expresidente Néstor Kirchner, el radical Ricardo Alfonsín; el ministro de Defensa, Agustin Rossi; la actual secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra; el canciller Felipe Solá; la titular del Inadi, Victoria Donda; el embajador en la Unesco, Fernando Solanas y la líder del GEN, Margarita Stolbizer, fueron los principales referentes políticos que hace diez años, en su función de legisladores, votaron a favor de la ley del matrimonio igualitario en la Cámara de Diputados.

La lista se engrosa con otros referentes políticos, por ese entonces legisladores, que también votaron a favor de la ley, como la ex ministra de Seguridad y hoy titular del PRO, Patricia Bullrich; las exfuncionarias Paula Bertol y Laura Alonso; el socialista Roy Cortinas, y los radicales Ricardo Gil Lavedra y Silvana Guidice.

En la vereda opuesta sonaron otros nombres en contra de la ley que proponía el matrimonio igualitario, como los de la exvicepresidenta Gabriela Michetti, el exsenador Federico Pinedo, el justicialista Eduardo Amadeo, la exfuncionaria de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Silvia Majdalani y Cynthia Hotton, activista contra la ley desde su agrupación Valores Para mi País.

Completaron esta lista los diputados del Peronismo Federal Francisco De Narvaez y Graciela Camaño, y los radicales Oscar Aguad y Ricardo Buryaille, entre otros.

Néstor Kirchner había asumido en diciembre del 2009 y tuvo un rol central para la sanción de la ley, al lograr enhebrar los acuerdos internos necesarios para respaldar esa iniciativa, que abrió las aguas en forma transversal en el Frente para la Victoria y en la Unión Cívica Radical.

Como diputado, Kirchner se había comprometido a dar un fuerte impulso a esa iniciativa, en sintonía con el lugar preponderante que le dio en su agenda la entonces jefa de Estado Cristina Fernández de Kirchner, para quien era un tema central sumar nuevos derechos a la población LGBTQ+.

Los números que arrojó la votación exhibieron claramente la división que afrontaron el kirchnerismo y el radicalismo, que eran las principales fuerzas legislativas.

La Coalición Cívica se mostró mayoritariamente a favor -con excepción de Elisa Carrió que se abstuvo- y lo mismo sucedió con el Partido Socialista, Nuevo Encuentro y Libres del Sur, mientras que los bloques provinciales, y los peronistas federales en su mayoría lo hicieron en contra.

El proyecto de ley del matrimonio igualitario se aprobó el 5 de mayo del 2010 por 126 contra 110 votos, luego de un tenso debate que se prolongó por casi doce horas donde se mezclaron las discusiones sobre la libertad, la religión y hasta la antropología.

La sanción del matrimonio igualitario se realizó en el mismo año que el oficialismo había perdido el control en manos del denominado grupo A -una heterogénea unión de radicales, liberales, y peronistas- luego de perder las elecciones en el 2009 y en un cuerpo legislativo que se encontraba virtualmente paralizado.

En ese tenso clima político y con una división transversal, la Cámara de Diputados aprobó el proyecto de reforma del Código Civil por 126 votos, de los cuales 46 fueron aportados por el Frente para la Victoria, 17 por el radicalismo, 16 por la Coalición Cívica, 5 por Nuevo Encuentro, 5 por Proyecto Sur, 5 del Gen, 4 del Pro, 2 del Movimiento Popular Neuquino, 2 de Libres del Sur, 3 de Unidad Popular (ex ARI) y bloques unipersonales.

La oposición al proyecto reunió 110 votos, de los cuales 29 fueron del Frente para la Victoria, 24 de la Unión Cívica Radical, 22 del Peronismo Federal -que se había conformado en el 2008 cuando se fueron del kirchnerismo en medio de la pelea del campo- 6 del Pro, 4 del Frente Cívico y Social, 6 del Peronismo y bloques provinciales.

En el Senado, el proyecto se convirtió en ley 15 de Julio del 2010 por 33 contra 27 votos, de los cuales la mayoría correspondieron al bloque del Frente para la Victoria, que conducía en ese momento Miguel Angel Pichetto, quien nueve años después se convirtió en el candidato a vicepresidente de Mauricio Macri.

La iniciativa fue aprobada en el Senado con 20 votos del Frente para la Victoria, 5 del radicalismo, 1 del socialismo, 1 de la Coalición Cívica, 2 de Nuevo Encuentro, 1 de Proyecto Buenos Aires, 2 del Frente Cívico, y 1 del peronismo santafesino.

Además, el rechazo reunió 27 votos, que pertenecieron 6 al Frente para la Victoria, 9 a la Unión Cívica Radical, 3 del Partido Justicialista de La Pampa, 2 del Frente Cívico, 1 del Movimiento Popular Neuquino, 1 del Partido Liberal de Corrientes, 1 del Partido Renovador de Salta, 1 del Frente de Todos de Corrientes, un puntano, 1 de Brigada de Esperanza, y 1 de Producción y Trabajo.

Un poco de historia.

A principios de 2009, Alex Freyre, que venía militando incansablemente por la defensa de los derechos del colectivo desde 2005 junto a la Federación Argentina LGBT, y su pareja en aquel entonces José María Di Bello, se propusieron hacer lo que "muchas parejas habían intentado, pero no habían podido lograr que era casarse como cualquier pareja heterosexual".

Ambos concurrieron a un registro civil de la ciudad de Buenos Aires a solicitar turno para contraer matrimonio, sabiendo que el mismo les iba a ser negado, pero fue "un plan estratégico. Fuimos con un escribano para que deje sentado el acto de discriminación", recordó Freyre, que apuntó que además ese día estuvieron acompañados de familiares, amigos y compañeros del colectivo.

La pareja presentó a la justicia porteña un "amparo" en los tribunales en lo Contencioso y Administrativo, y ocho meses después la jueza Gabriela Seijas resolvió aprobando el matrimonio entre Freyre y Di Bello.

"Fue la primera vez en el mundo que una sentencia de primera instancia permitía el matrimonio igualitario, de hecho ese fallo se toma como 'leading case' y se enseña hoy en las universidades de derecho", aseguró Freyre y agregó que "ese no era el fin del cuento" ya que le tocaba al gobierno de la Ciudad, en ese entonces con Mauricio Macri a la cabeza, decidir "si apelaba o no la sentencia".

Era noviembre de 2009 y había mucha "presión social", en ese entonces "la sociedad empezó a debatir ante un hecho inminente y Macri, que gobernaba en base a las encuestas, dijo que no iba a apelar la decisión de la justicia y dejó firme la sentencia. Una sentencia firme y consentida por ambas partes es ley y nadie la puede romper".

La pareja decidió casarse el 1 de diciembre, Día Mundial de la Lucha contra el SIDA, pero ya en el registro civil, con amigos, familiares y medios de comunicación de distintas partes del mundo, "llegó una orden de otra jueza (Marta Gómez Alsina) que se contrapuso al fallo de Seijas, estaba en manos del gobierno porteño desconocer este segundo fallo, pero Macri presionado por la Iglesia no lo hizo".

A través de varios debates los distintos gobernadores habían manifestado su postura respecto del matrimonio igualitario y, una que se mostró a favor fue Fabiana Ríos, de Tierra del Fuego, fue entonces que Freyre y Di Bello viajaron de incógnito a Ushuaia, y pidieron turno para casarse, asesorados por su abogada Carolina Bon Opiela que les recordó que en ese distrito el registro civil depende del ejecutivo local.

"Estaba en manos de la gobernadora que mantuvo su discurso y nos permitió casarnos, no teníamos invitados, ni amigos, ni fiesta, pero nos habíamos casado", recordó Freyre de 49 años y agregó que tras el matrimonio "hubo jueces que intentaron impugnarlo, nos abrieron causas civiles por cosas sin sentido, pero ya habíamos cambiado algo y logramos que muchas parejas homosexuales lograran acceder al matrimonio".

Siete meses más tarde el Congreso aprobó la ley 26.618, pero en ese momento "no se votó a favor o en contra del matrimonio igualitario, ya habíamos demostrado que nos podíamos casar, pero lo que se logró aprobando esa Ley fue la igualdad, que lo puedan hacer todos y todas, sin depender de en qué juzgado caiga la causa".

Te puede interesar