"Mi novio de la adolescencia" - Ariel

Carta de lectores 20 de septiembre de 2020 Por Vanesa Carbone

Vivía en Ushuaia, estaba de novia hacía 3 años y vivíamos juntos.

Una noche al salir con mis amigas de esa época para festejar el día del amigo, encontré a mi novio de aquel momento en un boliche con otra mujer engañándome! en ese momento comenzó una feroz discusión entre ambos, luego él decidió llevarlo al terreno de la violencia física.

Me agarró de los pelos y me llevó al baño de hombres del lugar, una vez adentro me golpeó en la cara varias veces con puño cerrado, los guardias de seguridad advirtieron la situación y lograron sacarme, me llevaron afuera del lugar, a él también, no llamaron a la policía, no llamaron a la ambulancia ni tampoco me asistieron.

Antes de subirme al auto de mis amigas e irme, decidí decirle a quien era mi novio al recordar algunas de las tantas frases que solía repetirme, frases como: "Si fueras más sumisa" tantas veces lo había escuchado, que al recordar eso grité con todas mis fuerzas y le dije: ...” No te molestes en ir a casa a dormir, no vuelvas nunca mas"... desesperada por todo lo que había sucedido sin saber que eso me costaría más caro aún, nuevamente había decidido agarrarme del pelo ante la mirada de los cómplices silenciosos del lugar y rematarme con una trompada en la cara que me llevaría a golpear mi cabeza contra el suelo y terminar desmayada, esa había sido la 2da y última vez que me pegaría.

Lo próximo fue despertar en un hospital llena de sangre, con el tabique desviado ,dos dientes partidos y un ataque de nervios.

Muchas gracias a quienes fueron mis amigas de la infancia por llevarme a la guardia de un hospital en ese momento Carolina Silva y Romina Tilleria y muchas gracias también a mi ex compañera del BTF que permanecí en su casa unos días para que el no me encontrara, otro ángel en mi camino.

Al salir del hospital, sedada, rota y como pude, ya en compañía de mis padres y amigas como testigos de lo sucedido de aquel día negro del día del amigo , fui a realizar la denuncia a la policía, agotada de declarar luego fui a mi casa, para mi sorpresa al llegar a mi casa, no estaba sola!,  estaba él durmiendo en nuestra cama como si nada hubiera ocurrido, como si nada lo hubiera afectado, dormía tan tranquilo, tan en paz, la paz que el me había robado ese día.

Así que no lo dude, llamé al número que la policía me había dado por seguridad, fueron a buscarlo y se lo llevaron. Abrí la puerta y un largo camino de personas estaban esperando que el se fuera, mi famlia, amigos, vecinos, los bomberos, una hilera de gente que me quería estaba ahí simplemente para mi.

Solo tuve que sentarme a ver la película de mi vida y el final, no me gustaba, no era la vida que yo había soñado para mi; él no era para mi yo merecía algo mejor, armé mis valijas y me volví al lugar donde había nacido, Buenos Aires, con la intención de retomar mis sueños y terminar finalmente mi carrera universitaria. 

( continuará)

 facebook.com/vanesacarboneok

Te puede interesar