Qué hay que tener en cuenta para minimizar los riesgos de contagio en Navidad y Año Nuevo

Enfoque 24 de diciembre de 2020
Los argentinos se enfrentan a un nuevo desafío: celebrar la Navidad y el Año Nuevo sin abrazos, besos ni choque de copas. Este año, los protocolos serán fundamentales para poder llevar adelante las reuniones, minimizando los riesgos de contagio y protegiendo a los grupos más vulnerables.
brindis sin chocar las copas

El Ministerio de Salud de la Nación publicó recomendaciones para garantizar la seguridad durante las celebraciones en todo el país.

Además de armar las mesas, este 2020 habrá que planificar las “burbujas”, designar a un encargado para servir los platos y las bebidas, abrir puertas y ventanas, sanitizar los regalos y ser precavidos a la hora del brindis para que el año que pasamos en aislamiento no nos lleve a fundirnos en un abrazo con nuestros seres queridos. Ya que, según sostuvo el ministro de Salud, “el riesgo de transmisión todavía existe”.

¿Qué debemos tener en cuenta para celebrar las Fiestas en casa?

- Autoaislamiento: El Gobierno recomendó “limitar las reuniones y/o festejos familiares o sociales durante los 14 días previos” a las fiestas de fin de año, si es que van a participar del festejo personas que presenten factores de riesgo, como mayores de 60 años o pacientes con comorbilidades.

- Reunión “burbuja”: Pese a que el objetivo no es dejar a nadie solo, el Ministerio de Salud pidió que las reuniones se limiten a los convivientes o el grupo habitual de contacto. Pero, en el caso de que haya algún miembro diferente al círculo íntimo, se sugiere ubicarlos de manera que no se mezclen con los otros grupos. Puede ser en mesas separadas.

El máximo de personas estipulado para las reuniones sociales es de 20 personas. Sin embargo, cada provincia podrá determinar este número de acuerdo a su realidad sanitaria.

- Lugares bien ventilados: La recomendación sostiene que reunirse al aire libre es lo más seguro, en patios, terrazas o veredas. Sin embargo, de no ser posible, sugiere “abrir puertas y ventanas, y asegurar buena ventilación”.

- No compartir: Más allá de que esta sugerencia parece no ser compatible con las reuniones de fin de año, que consisten generalmente en que cada invitado lleve algo para poner sobre la mesa, en lo que insistieron las autoridades es en no usar los mismos vasos, cubiertos ni utensilios. Tampoco tomar de la misma botella o lata que otra persona.

Hay elementos que suelen pasar de mano en mano, como el salero o los aderezos. En estos casos, se recomienda poner sobrecitos individuales. También, para evitar que todos los comensales manipulen la cuchara de la ensalada, se sugiere designar a un delegado para servir los platos y las bebidas. De esta manera, solo una persona estará tocando lo que habitualmente es de uso compartido.

Un consejo útil para evitar confundir el vaso o la copa con la de otro invitado es colocarles cartelitos con nombres o cintas de colores para que cada uno pueda identificar el suyo, evitando el choque de copas, e intentar solo levantarlas a la hora del brindis.

- Higiene: La desinfección constante de manos y elementos de contacto frecuente fue una de las primeras recomendaciones de las autoridades sanitarias y la que se sigue sosteniendo con ímpetu como la principal herramienta para evitar contagios. Para las reuniones de Nochebuena, Navidad y Año Nuevo las autoridades sanitarias recomendaron el uso del barbijo, salvo al momento de comer. También mantener la higiene de manos mediante el lavado frecuente, así como dejar a mano de los invitados alcohol u otros desinfectantes, en cualquiera de sus formas.

Algo que hay que tener en cuenta a la hora de la llegada de Papá Noel es la desinfección de los regalos navideños. Se sugiere colocarlos al pie del árbol, bien identificados y rociarlos con algún desinfectante. De modo que cada persona vaya en busca del suyo, tratando de que pasen por la menor cantidad de manos posible.

- Distanciamiento social: Otra de las recomendaciones para evitar la propagación del COVID-19 que se sigue vigente desde marzo es la distancia de dos metros entre persona y persona. Por este motivo, las autoridades sanitarias recomiendan disponer las sillas y mesas de tal forma que garanticen este espacio. Una de las opciones es armar mesas “burbuja”, separadas por rango etario o por familia.

Finalmente, desde el Ministerio de Salud apelaron a la responsabilidad individual. Pidieron que si alguna persona tiene síntomas o diagnóstico de COVID-19 positivo, o si es contacto estrecho de un caso confirmado, permanezca en aislamiento y que no participe de las reuniones.

Te puede interesar