Fernández descartó un toque de queda, pero analiza mecanismos para disipar aglomeraciones

Nacionales 31 de diciembre de 2020
El presidente Alberto Fernández aseguró que se analiza la posibilidad de que las fuerzas de seguridad actúen para “disipar” aglomeraciones de personas con el objetivo de “prevenir los casos de coronavirus”, pero descartó la aplicación de “un toque de queda”.
alberto fernandez 5

“Estuvimos con Axel (Kicillof) y Horacio (Rodríguez Larreta) analizando la suba de casos y quedamos que vamos a tener reuniones semanales. Estamos contemplando la posibilidad de que las fuerzas de seguridad disipen aglomeraciones, pero no vamos a implementar un toque de queda, tal vez sí un toque sanitario como el que se aplicó en el interior”, señaló Fernández en declaraciones formuladas a Radio 10.

El jefe de Estado aseguró que, junto con el gobernador de la provincia de Buenos Aires y el jefe de Gobierno porteño, seguirá de cerca la evolución de la situación sanitaria para tomar eventuales medidas.

Por otro lado, mencionó "el problema de la costa (Atlántica) con el turismo y, en ese sentido, señaló que "Mar del Plata, que no la está pasando bien".

"Vamos a dejar pasar el fin de año y a partir de la semana que viene vamos a mirar con lupa a ver cómo resolvemos esto", anunció el mandatario.

En este marco, sostuvo que la sensación es que "diciembre fue un mes de mucho relajamiento" en cuanto a las medidas de cuidado para evitar los contagios, que llevó a "reuniones sociales y marchas de distintos tipo y por distintos motivos, todas cosas que pudieron favorecer que el virus circule".

Además, señaló que "es caldo de cultivo para el virus" también lo que se vio el 24 de diciembre a la noche, cuando "jóvenes se reunieron en las plazas sin barbijos, hacinados", o "las fiestas clandestinas que se están promoviendo por las redes sociales".

"Es algo que tenemos que prestarle atención porque es algo definitivamente muy peligroso. Por eso ayer quise tener una reunión con Axel y Horacio y ver qué hacemos para adelante", detalló el mandatario.

En ese marco, el mandatario volvió a recomendar "cuidado" ante la celebración del Año Nuevo de esta noche y el viernes.

"El problema no ha terminado y, si vemos que la situación no afloja y el relajamiento sigue, ver de qué modo la fuerzas de seguridad y demás empiezan a actuar en las calles para disipar a la gente e impedir que esas aglomeraciones ocurran", sostuvo el Presidente.

En cuanto a la vacunación contra el coronavirus, el Presidente aseguró que se ocupó "personalmente de que haya vacunas para los próximos tres meses".

"No quiero que la Argentina esté en el submundo de los países que no pueden vacunar a su población. Agradezco en ese sentido el aporte excepcional que hizo la Federación Rusa", señaló.

El jefe de Estado aseguró además que, con la vacuna Sputnik V, "se mantuvo la cadena de frío", y que "hay otras que deben estar a 70 grados bajo cero, generan muchos problemas de logística y sus hacedores nos piden muchas garantías", en relación a la vacuna contra el coronavirus producida por la empresa Pfizer.

El Presidente reiteró que en enero llegarán las dosis de vacunas desde Rusia para completar el operativo de vacunación que se extenderá hasta febrero y por el cual se contempla la vacunación de 10 millones de personas.

"De todos modos seguimos en negociaciones con todos para seguir sumando vacunas. Estamos muy avanzados con AstraZeneca para producir esa vacuna aquí y después de febrero, cuando tengamos" inoculadas "a 10 millones de personas, podemos tener otra provisión" desde Rusia, apuntó.

Te puede interesar