A un año de la pandemia, cual es el impacto en la salud mental de los argentinos?

Informe Especial 26 de marzo de 2021
Luego de transcurrido un año desde el inicio de la pandemia, cual es el impacto en la salud mental de los argentinos, sus expectativas, sentimientos, emociones y pensamientos, posibles contagios y una evaluación de la educación y la estrategia sanitaria del gobierno. según un estudio de la UBA.
Captura de pantalla 2021-03-26 00.44.41

Según un estudio realizado por el Observatorio de Psicología Social Aplicada de la UBA, se trabajó sobre los ejes de indagación conforme a los siguientes parámetros:

Balance de lo que dejó el 2020.
Expectativas para el 2021.
Sentimientos, emociones y pensamientos. Curva de Salud Mental.
Efectos de la crisis Covid-19 sobre las relaciones interpersonales.
Índice «Pesimismo-Optimismo» en relación a la crisis del COVID-19.
Visión de futuro: Impacto de la crisis en el proyecto de vida personal/familiar.
Percepción de bienestar general.
Pensamientos en torno al posible contagio.
Grado relativo de preocupación entre salud física, salud mental y economía.

Evaluación de la educación bajo la modalidad remota. Opiniones sobre cómo debe seguir en 2021.

Evaluación de la estrategia sanitaria implementada por el Gobierno Nacional.
Evaluación de la gestión de la crisis de parte de Alberto Fernández, Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof.
Evaluación de la gestión de la crisis sanitaria llevada adelante por los Gobernadores.
Imagen de Alberto Fernández.

El estudio se realizó entre el 3 y el10 de marzo de 2021.

CRISIS CORONAVIRUS- A UN AÑO DE LA CRISIS by anibal rachid on Scribd

LO QUE DEJÓ EL AÑO 2020 Y LO QUE SE ESPERA DEL 2021

BALANCE 2020

La mayoría de la gente realiza un balance del año de la pandemia y el confinamiento claramente negativo. Las
emociones y sentimientos que mejor expresan ese balance son: incertidumbre, tristeza, angustia, miedo,
soledad, desastre y pérdida.

El impacto más negativo de la crisis sanitaria ha sido en lo económico, el trabajo y en la salud mental.

Las relaciones interpersonales de los ámbitos de estudio, laborales y de amistad, resultaron las más afectadas.

En cuanto a lo positivo del año, lo más mencionado tiene que ver con la oportunidad que brindó la situación social inédita de aislamiento para la reflexión, el autoconocimiento y el replanteo de valores y prioridades de vida.

PREDISPOSICIÓN EMOCIONAL Y EXPECTATIVAS PARA EL 2021

Las dos opciones más elegidas por la gente para expresar la forma en que se encuentran para afrontar el nuevo año, fueron mayoritariamente expectante (42%) y esperanzado (34%).

La elección mayoritaria de estas dos palabras supone un posicionamiento de autoexigida prudencia, que anida en dosis equilibradas de ansiedad, temores al porvenir e ilusiones de buenaventura.

En síntesis, el estado emocional-cognitivo en el que se encuentran los argentinos para iniciar el nuevo año parece situarse en una posición equidistante entre un pesimismo inductivo (fundamentado en el pasado inmediato) y un optimismo resiliente e imprescindible para seguir luchando.

A UN AÑO DEL COMIENZO DE LA PANDEMIA Y DEL ASPO:
EVOLUCIÓN DE LA CURVA DE SALUD MENTAL

Transcurrido casi un año del comienzo de la pandemia y que el gobierno nacional decrete el Aislamiento Social
Preventivo y Obligatorio, los indicadores emocionales y cognitivos básicos que nos ayudan a identificar el grado de bienestar/malestar psicológico se mantienen en valores semejantes a los recogidos en el último estudio de
setiembre 2020.

Nuestra “Curva de Salud Mental” sigue presentando indicadores negativos en niveles bastante altos. Aunque es
importante destacar que, por primera vez desde abril 2020, se ha quebrado la tendencia al empeoramiento de los mismos. En efecto, el conjunto total de emociones y sentimientos negativos ha experimentado una leve mejoría (leve declive en sus valores), lo cual resulta auspicioso y alentador en cuanto a una posible remisión del estado generalizado de malestar psicológico que fuimos recogiendo en nuestros estudios del año pasado.
Este quiebre de tendencia podría atribuirse a un conjunto de factores, todos ellos asociadas al regreso paulatino de vastos sectores de la sociedad a sus actividades pre-pandemia y confinamiento estricto, a saber:

Haber podido disfrutar de una temporada de vacaciones, que permitió en alguna medida bajar los niveles de
hartazgo/bronca y agotamiento emocional-cognitivo que había generado un largo confinamiento.

El retorno a las actividades laborales, que implicó para muchos comenzar a recuperar sus ingresos y sanear su
economía personal y familiar.

El retorno a la clases presenciales de los niños y adolescentes, que permitió volver a ordenar la vida familiar y
laboral.

EMOCIONES NEGATIVAS, SEGÚN GENERO, EDAD Y CLASE SOCIAL

La intensidad en todo el conjunto de emociones relevadas alcanza valores más altos en los segmentos más jóvenes.

Se diferencian especialmente en detentar niveles más altos de ansiedad y angustia.

La segmentación por clase social autopercibida muestra un impacto negativo diferencial, para el conjunto de
todos los indicadores, en el estrato social más vulnerable (muy baja/baja).

La media general de «pesimismo-optimismo» se sitúa en 5,4 puntos, equidistante de los extremos de alto
pesimismo u optimismo.

Los cruces con variables sociodemográficas muestran leves tendencias al optimismo en las mujeres, en los
grupos de mayor edad y en los estratos más altos de la clase social.

PERCEPCIÓN DE BIENESTAR GENERAL E IMPACTO DE LA
CRISIS SANITARIA EN EL PROYECTO DE VIDA

El 60% de la gente señala estar algo peor o mucho peor que antes de la pandemia.

El 28% manifiesta que su visión y expectativas respecto a su futuro han sido afectadas negativamente por la crisis pandémica. Un 19% siente que su vida será más dura y difícil que antes, mientras que un 9% manifiesta que su perspectiva de futuro ha cambiado drásticamente y se siente desesperanzado y con angustia respecto a cómo seguirá su vida.

RANKING DE PREOCUPACIONES - CREENCIAS SOBRE LA DURACIÓN DE LA PANDEMIA Y TEMOR AL CONTAGIO

La salud física y la situación económica personal son las dos principales preocupaciones, con porcentajes similares de respuestas. En tercer lugar se ubica la preocupación por la salud mental. No obstante, se observa una gran paridad entre las tres opciones.

Las mujeres manifiestan una mayor preocupación por su salud física, mientras que los hombres lo hacen por su
economía.

Los más jóvenes presentan preocupación más alta por la economía personal y la salud mental, a diferencia de los adultos mayores que se sienten más preocupados por su salud física.

Se observa una asociación negativa entre clase social y la preocupación por la economía personal: a medida que se baja en la pirámide social sube la preocupación por lo económico. Por lo contrario, se presenta una asociación positiva entre clase social y preocupación por la salud física: a medida que se sube en la pirámide social también se sube en la preocupación por la salud física.

En cuanto al temor al contagio, una gran mayoría (73%) señala que está entre “muy asustada” (34%) y “un poco
asustada” (39%) por la posibilidad de contraer el Covid-19. A su vez, un 55% señala que pensó alguna vez que podía estar contagiado, mientras que un 9% lo piensa todo el tiempo.

Un 82% percibe al coronavirus como un factor de alta peligrosidad, mientras que 1 de cada 2 personas lo considera una gran amenaza para la salud pública del país.

EVALUACIÓN DE LA EDUCACIÓN EN MODALIDAD REMOTA Y PREFERENCIAS PARA EL CICLO LECTIVO 2021

La calificación que realizan los padres de la experiencia con la modalidad virtual presenta resultados parejos
entre las respuestas positivas (muy buena/buena, suman 37%) y las respuestas negativas (muy mala/mala,
suman 35%). El 28% restante califica a la experiencia como regular.

Considerando el logro de los objetivos de aprendizaje, la evaluación de los padres presenta un leve predominio
de respuestas negativas: más de la mitad de los padres (53%) califica entre “negativa y muy negativa” la
experiencia educativa bajo la modalidad virtual.

Frente a la pregunta de lo que sería mejor para el ciclo lectivo 2021, un 42% elige la opción de “volver a las
clases presenciales”, mientras un 43% prefiere un diseño híbrido que combine clases presenciales con virtuales y
un 13% señala que lo mejor sería seguir con las clases en modalidad remota.

Seguramente estas dos últimas preferencias están asociadas al temor de que la presencialidad de las clases
aumente el riesgo del contagio familiar. En efecto, un 47% considera que dicho riesgo aumentará.

EVALUACIÓN DE LA GESTIÓN GUBERNAMENTAL DE LA CRISIS

La gestión de la crisis que está llevando adelante Alberto Fernández tiene hoy un 30% de aprobación. Ha bajado 7 puntos porcentuales respecto a la medición de setiembre 2020 y constituye el nivel más bajo de aprobación
desde que se inició la serie.

En consonancia con esta baja, ha caído significativamente la imagen positiva del Presidente, situándose en el nivel más bajo desde que comenzamos las mediciones: un 32%. Su saldo entre imagen positiva/negativa arroja un diferencial negativo de -36%, el más bajo desde que asumió la presidencia.

Rodríguez Larreta también ha experimentado una baja en su nivel de aprobación de gestión (10 puntos
porcentuales). No obstante esta caída, el Jefe de Gobierno de CABA sigue superando al Presidente (+20 puntos) y al Gobernador de la Provincia de Buenos Aires (+11 puntos).

Por su parte, Axel Kicillof registró una suba de 6 puntos porcentuales, alcanzando un nivel de aprobación de 39%. De esta manera, por primera vez superó a Alberto Fernández por 9 puntos porcentuales

Fuente: psi.uba

Te puede interesar