Cristina Fernández buscó marcar el terreno de la negociación con el Fondo que lidera el Presidente.

Nacionales 11 de diciembre de 2021
Después de dos años de tenso co-gobierno, durante el acto por el Día de la Democracia, la Vicepresidenta volvió a condicionar, con señales de “desconfianza”, los términos de refinanciamiento de la deuda.
CFK

El primer acto conjunto en la Plaza de Mayo entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner desde que asumieron tuvo como eje las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que el Gobierno lleva adelante hace más de un año y que se encuentran en la línea final.

La última vez que se habían mostrado juntos públicamente había sido en el acto de cierre del Frente de Todos previo a las elecciones legislativas del pasado 14 de noviembre.

Después de dos años de tenso co-gobierno, la Vicepresidenta volvió a condicionar, con señales de “desconfianza”, los términos de refinanciamiento de la deuda, y el Presidente le respondió con la promesa de que no avalará “nada que signifique poner en riesgo el crecimiento de la Argentina”.

Prácticamente sin participación de los sindicatos, los movimientos sociales, los intendentes y los gobernadores, que responden al Presidente, el masivo encuentro fue copado por la organización que conduce Máximo Kirchner. 

En el cierre del acto por los 38 años de democracia, la vicepresidenta Cristina Kirchner advirtió que el Fondo Monetario Internacional "ha condicionado la democracia" argentina en las últimas décadas y ahora, tras el gobierno de Mauricio Macri están "otra vez adentro" del país para "controlar las cuentas".

“Necesitamos que el Fondo nos ayude a recuperar miles de millones de dólares que se han ido a los paraísos fiscales. Presidente comprométase a que cada dólar que encuentre en el exterior, de los que se la llevaron sin pagar impuestos, se lo vamos a dar al Fondo”, resaltó Cristina Kirchner.

En el escenario montado frente a la Casa Rosada, Cristina Kirchner señaló que Alberto Fernández al asumir "se encontró con una el regreso del FMI a la Argentina, con el regalito de 44.000 millones de dólares".

"Y la verdad que, más allá de todo, permítanme ser un poco desconfiada. Saben que pasa, el FMI ha vivido condicionando a la democracia Argentina. No es de ahora, recuerdo cuando el Presidente Alfonsín asumió un día como hoy hace 38 años, y recibió un país que había quintuplicado su deuda externa, sin reservas en el Banco Central, con asomadas militares cada tanto, con 30.000 desaparecidos, y con el año 89 no pudo terminar su mandato", afirmó la vicepresidenta.

En su discurso, después de las palabras del ex presidente de Brasi Luiz Inácio Lula da Silva y antes de Fernández, señaló: "Pusieron 57.000 millones de dólares para ganar las elecciones y no pudieron torcer la voluntad del pueblo. Por qué entonces de una vez por todas no se dan cuenta que los programas de hambre, que las políticas de ajuste, puede ser impuestas por un tiempo, pero al final colapsan".

"En épocas en que todos son tan libertarios, en que todos quieren vivir en libertad, quiero decirles que en pocas oportunidades Argentina tuvo la posibilidad de elegir sus políticas de gobierno como en los 12 años que Néstor le pagó al Fondo. Ahora los tenemos de nuevo adentro, para controlar las
cuentas, de cuántos gastamos", se quejó la vicepresidenta. 

Al volver a dejar en evidencias las diferencias internas con el Presidente, Cristina Kirchner afirmó que hay que perdirle "ayuda al Fondo".

"Dicen que a la Argentina le faltan dólares, pero no, los dólares de la Argentina se los llevaron a fuera. Necesitamos que el Fondo nos ayude a recuperar a los dólares que nos llevaron", recalcó.

Además, la vicepresidenta le pidió a Fernández que "convoque a todos los partidos para que unidos como argentinos de bien, todos le digan al Fondo que no se va a aprobar ningún plan que no sea" con crecimiento.

"Y, finalmente, yo creo que además usted debe convocar a un gran acuerdo nacional argentino, algo que lo vengo repitiendo desde hace tiempo. En Brasil, los brasileños no quieren dólares, acá necesitas dólares para comprar una casa y esto es un problema grave. Yo quiero que todos los argentinos y, sobre todo los que tienen responsabilidad institucional, nos sentemos en serio a tratar esto", agregó la titular del Senado.

En tanto, al reflexionar sobre los años de democracia en el país, señaló que en los últimos años "vino la noche" a la región y "a diferencia de lo que pasada tiempo atrás que los gobiernos nacionales y populares eran desalojados por militares, esta vez vinieron por medios hegemónicos y juzgados".

"Primero se condena en los medios y después se le pone el sello en la Justicia", expresó Cristina Kirchner.

Y agregó: "Ya no era necesario lo que hicieron durante las dictaduras latinoamericanas, donde desaparecían, no era necesario desaparecer a nadie, no era necesario torturar con la picana, bastaba con hacerlo con tinta en los diarios. No lograr la desaparición física, sino la desaparición política de los
dirigentes, esos son los nuevos métodos, esos son las nuevas formas de persecución, pero no importa, acá estamos otra vez".
 
 

Te puede interesar