“Esta es para nosotros una temporada muy buena", confió Brisighelli

Locales 14 de febrero de 2022
tre

Si bien los niveles de actividad económica no se pueden comparar a la del 2019/2020, la actual temporada turística “ha sido muy buena porque nadie en septiembre u octubre del 2021 tenía las expectativas de tener este movimiento”, confió el presidente de la Cámara de Turismo de Tierra del Fuego, Ángel Brisighelli, quien agregó que “la temporada sigue hasta Semana Santa en que tenemos números buenos, hay reservas desde febrero hasta marzo, en que empieza a bajar”. Por otra parte, se refirió a la situación de los cruceros, revelando que el 70 por ciento de las 495 recaladas previstas en el puerto de Ushuaia, fue cancelado. Asimismo, advirtió sobre el crecimiento de Puerto Williams y Punta Arenas en detrimento del turismo fueguino. 

Río Grande.- En diálogo con Radio Universidad 93.5 y Diario Provincia 23, el presidente de la Cámara de Turismo de Tierra del Fuego, Ángel Brisighelli, realizó un balance de la actividad turística tras la aplicación del PreViaje II y ahondó en la situación de los cruceros y su incidencia en la economía de Ushuaia.

“La temporada superó las expectativas que teníamos en este contexto de pandemia; creemos que si hubiera habido más camas, seguramente habría más movimiento, pero de igual modo el cuello de botella no solo estaba en el alojamiento, sino también en el tema de los vuelos, en los cuales tuvimos otra limitación”, introdujo el empresario.

En este sentido añadió que “claramente el resultado de la temporada hasta ahora viene siendo muy buena, diría entre un 9 a un 10 si contamos del 1 al 10 con respecto a las expectativas que teníamos, pero si lo comparamos al 2019/2020 -la última temporada buena antes de la pandemia-, estaríamos en un 7/8 porque hay una cantidad muy alta de turismo nacional, lo que es muy bueno, pero no hubo prácticamente nada de turismo extranjero, que tiene una capacidad de gasto realmente importante”.

El 70 por ciento de la llegada de cruceros fue cancelado

Asimismo, Brisighelli observó que “no hubo prácticamente nada de movimiento de cruceros; este año el 70 por ciento de los cruceros de la temporada fue cancelado y los pasajeros de cruceros son turistas que no compiten ni por el hotel ni por el avión, por lo tanto, ese movimiento adicional que la ciudad de Ushuaia tenía, este año no lo tenemos. Pero en el contexto de COVID que tenemos, estamos bastante bien”.

Sobre este punto contrastó que “los pasajeros de cruceros generan un volumen importante, si bien no compiten ni por el alojamiento ni por los pasajes aéreos, consumen en Ushuaia, realizan excursiones, disfrutan de los restaurantes, compran souvenires, compran en los negocios y andan en catamaranes”.

Reveló que “para esta temporada se había programado la recalada de 495 cruceros, de los cuales el 70 por ciento de canceló; pero para la temporada que viene ya estamos armando las grillas de operaciones y si bien todavía no están terminadas, el volumen de cruceros incluso es superior a esas 495 recaladas”.

Observó que “el stress al que se ve sometido el Puerto de Ushuaia es realmente importante porque la cantidad de barcos que necesitan operar por día se ha incrementado muchísimo y además se ha incrementado mucho el tamaño de los buques. Por lo tanto, es cada vez más necesario contar con una mayor cantidad de metros de frentes de amarre y estos cien metros de ampliación que en realidad son 200 metros de frente de amarre claramente son buenos, pero también insuficientes”.

En relación al muelle alternativo de cargas “todavía no hay nada definido, pero el proyecto sí está y es realmente una medida importante, no solamente por el caso de los cruceros en Ushuaia, porque un problema serio que tiene la ciudad capital es el tránsito de camiones y contenedores por el centro de la ciudad y que con la construcción del muelle en el sector industrial, eso desaparecería. Hoy hay un factor de contaminación visual, de tránsito y de seguridad y con este nuevo muelle además tendrá ventajas adicionales”, entendió el presidente de la Cámara de Turismo.

Chile provee de combustible a las embarcaciones

En un tiempo hubo hasta 28 empresas relacionadas con el turismo antártico con recalada en el puerto capitalino. Una de ellas, que opera el buque Ushuaia, es de capital nacional.

Brisighelli recordó que “Ushuaia siempre le proveyó combustible a los barcos, esto fue una cosa normal desde el inicio de las operaciones de cruceros, especialmente los antárticos que hacen recambio de pasajeros y reaprovisionamiento en Ushuaia”. Agregó que dichas naves normalmente reaprovisionaban combustible en la capital provincial, “pero en los últimos tiempos lo que ha estado pasando es que los barcos estaban reaprovisionando en la zona de Puerto Williams tomando combustible desde un petrolero chileno que venía especialmente desde Punta Arenas a esa función, lo cual me llama un poco la atención porque uno se pregunta cómo puede ser que sea más barato tomar combustible de este modo que hacerlo en Ushuaia, donde tenemos un dólar totalmente disparado en un país como la Argentina que subvenciona el precio del combustible y en una zona donde no hay impuestos. Cómo puede ser más económico para los cruceros que repostan ahí, ya que hay que hacer todo un trámite de migraciones de ingreso a Chile, traer un petrolero desde Punta Arenas a Puerto Williams para reaprovisionarse de combustible, son cosas difíciles de entender, si bien no es un área en la que no tengo competencia, pero no deja de llamar la atención”.

Reconoció que “hay algunas embarcaciones que recalaban en Ushuaia y hoy lo hacen en Puerto Williams, lo que para nosotros es una mala noticia porque se trata de trabajo que hemos perdido a mano de de esta zona chilena. Puerto Williams tiene una capacidad operativa limitada, aunque éstas se pueden solucionar con inversiones y Chile en este momento está invirtiendo en un camino de potenciar la operatoria turística tanto en Puerto Williams como en Punta Arenas”.

Construcción del Hotel Hilton

“Hoy está anunciada la construcción del Hotel Hilton, un complejo de 200 habitaciones, de cinco estrellas y de primer nivel internacional, pero como todas las cosas, pago por ver, hay que esperar verlo construido e inaugurado y recién después festejar. Hoy Ushuaia anda alrededor de las 6 mil camas y este hotel aportaría una importante infraestructura más”, entendió Brisighelli.

“Las inversiones son todas bienvenidas. En el caso de la ampliación del Subrégimen Industrial si las electrónicas tienen que reinvertir esos fondos en turismo, son muy bienvenidas esas inversiones porque en definitiva el valor turístico de un destino es la suma de sus inversiones y por ende, cualquier cosa que se haga, siempre es positivo”, evaluó.

“La Planta Orión es un problema”

En este contexto, Brisighelli evaluó que “la planta Orión es un problema, hace más de 80 años que está ahí pero hoy ha quedado en el medio de la ciudad. Hoy Ushuaia está creciendo hacia el Este y hacia el Oeste. Hacia el Este tiene para crecer un poquito más, pero ya estaría en los límites del Parque Nacional Tierra del Fuego, por lo tanto, la posibilidad de expansión de la ciudad es hacia el Oeste, hacia la zona de Punta Segunda, Punta Remolinos y todo ese sector a orillas del canal Beagle”.

Por otra parte, aclaró que “el transporte turístico terrestre, al ser un servicio de transporte privado especial, no tiene ningún tipo de subsidio, como lo tiene el transporte regular”.

Nota publicada por https://www.provincia23.com.ar/

Te puede interesar