Tras el desplante de Cristina Kirchner en el Senado, el Gobierno reconoce tensiones en el Frente de Todos

Nacionales 18 de marzo de 2022
fernandez fernandez

A horas de la aprobación del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), sin la presencia de la vicepresidenta durante gran parte de la sesión ni en la votación, el Gobierno suma un nuevo capítulo, y se acumulan, a la interna caliente que vive la coalición.

La relación entre Alberto Fernández y su vice está más frágil que nunca. Ayer, la portavoz presidencial sumó un nuevo indicio del convulsionado vínculo que llevan ambos funcionarios al contar que la vice no le respondió el mensaje al mandatario en el que le expresó su solidaridad por los ataques a su despacho. Si bien desde el Gobierno buscan bajarle el precio a la interna, se vuelve imposible desconocer la tensión entre las partes lideradas por el jefe de Estado y su vice. 

"En torno a la relación política, vimos cómo se votó anoche y en Diputados; estas cosas no dependen de un tweet o un mensaje, los votos expresan una discusión interna sobre un proyecto importante para el Gobierno. Es más sano discutir las cuestiones políticas que las cuestiones personales", admitió Cerruti en declaraciones radiales, expresando una sutil referencia a las tensiones que se viven desde adentro.

Finalmente se escudó: "No tenemos que ser amigos para gobernar juntos; de hecho no está bueno ser amigos para gobernar juntos, lo que está bueno tener unidad en la acción una vez que se toman las decisiones".

Te puede interesar