De la propaganda y la censura en la Dictadura, a la memoria y la denuncia-VIDEO

Informe Especial 24 de marzo de 2022

Propaganda oficial durante la Dictadura - Argentinos a vencer - 1982

El 24 de marzo de 1976, los argentinos y las argentinas amanecieron con el Comunicado N° 1 de la Junta Militar en el que se indicaba que a partir de esa fecha el país se encontraba bajo el control operacional de la Junta de Comandantes Generales de las FF.AA. y se recomendaba a la población “el estricto acatamiento a las disposiciones y directivas que emanen de autoridad militar, de seguridad o policial, así como extremar el cuidado en evitar acciones y actitudes individuales o de grupo que puedan exigir la intervención drástica del personal en operaciones”.

Al igual que había sucedido con los dos gobiernos de facto anteriores –la Revolución Libertadora (1955-1958) y la Revolución Argentina (1966-1973)-, la dictadura iniciada aquel día se daba un nombre que delataba el volumen de sus ambiciones: Proceso de Reorganización Nacional.

Como parte de su intento por modelar una sociedad dócil a su mandatos, la dictadura cívico militar utilizó la propaganda y la censura de forma abrumadora. Tenía especial interés en formatear a las infancias de acuerdo a sus valores “occidentales y cristianos” por lo que las obras artísticas destinadas a este segmento recibieron particular atención. Y los dibujos animados no escaparon a esa lógica.

En 1977, en el momento más duro del terrorismo de Estado, el gobierno dictatorial difundió por los canales de televisión una propaganda animada que aun muchos recuerdan. Arrancaba mostrando una vaca siendo ordeñada por unos monstruos de cara geométrica y dientes filosos, ropa negra y rostros rosados que la dejan flaca, mientras una fábrica que está en el fondo se derrumba.

DOCUMENTAL REALIZADO POR GUILLERMO MARTÍNEZ VÁSQUEZ PARA LA MATERIA HISTORIA DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN DE LA UNQ

“Argentina, tierra de paz y de enorme riqueza. Argentina: bocado deseado por la subversión internacional que intentó debilitarla para poder dominarla. Fueron épocas tristes y de vacas flacas. Hasta que dijimos ¡Basta! ¡Basta de despojo, de abuso y de vergüenza! Hoy vuelve la paz a nuestra tierra. Y esa paz nos plantea un desafío: el de saber unirnos como hermanos en el esfuerzo de construir la Argentina que soñamos”, dice la voz en off de un locutor. Mientras, la vaca corre a las criaturas malignas. Al final, un gauchito la alimenta, la vaca se recupera y tiene un ternero. En la pantalla se lee la consigna que se propagaba también en otras piezas publicitarias televisivas e impresas de ese trágico momento: “Unámonos”.

El gobierno de facto usó la animación para divulgar sus ideas autoritarias, así como prohibió creaciones destinadas a las infancias que no conjugaban con sus ideales retardatarios.

Con el correr de los años, los dibujos se convirtieron en herramienta contra el olvido.

Te puede interesar