Hepatitis aguda en niños: 10 preguntas y respuestas sobre la enfermedad cuya causa es desconocida

Informe Especial 25 de mayo de 2022 Por Redacción1
HEPATITIS INFANTIL

La detección de casos de hepatitis aguda grave en niños de origen desconocido -primero en Reino Unido y más tarde en Europa, Estados Unidos y la Argentina– puso en alerta a autoridades sanitarias de todo el mundo. ¿Cuáles son los síntomas de esta enfermedad? ¿Qué hipótesis se manejan sobre sus causas? ¿Qué pueden hacer los padres para proteger a sus hijos? .

Chequeado, el principal proyecto de la Fundación La Voz Pública realizó un informe especial con 10 preguntas y respuestas sobre la hepatitis aguda infantil y cómo avanza la investigación para dar con sus posibles causas. 

1- ¿Qué es la hepatitis aguda? 

La hepatitis es una inflamación del hígado que puede provocar una serie de problemas de salud y ser mortal. Hay diferentes causas que pueden llevar a esa inflamación, como una infección, una intoxicación o una reacción anormal del sistema inmune. En la mayoría de los casos, la hepatitis es causada por diferentes tipos de virus. Los más frecuentes son los virus de la hepatitis A, B y C. Cuando la inflamación ocurre de manera rápida y abrupta, los especialistas hablan de una hepatitis aguda. 

2- ¿Por qué se emitió una alerta sanitaria?

La hepatitis aguda grave es inusual en niños pequeños. En abril de 2022, la Agencia de Seguridad Sanitaria de Reino Unido (UKHSA, por sus siglas en inglés) emitió una alerta tras detectar un aumento de casos de hepatitis aguda en la población infantil. Como contamos anteriormente, la hepatitis es causada normalmente por diferentes virus. Sin embargo, en los casos reportados no se identificó ninguno de estos agentes infecciosos, por lo que actualmente se considera que es una hepatitis de origen desconocido.

El Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés), los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) también emitieron una alerta sanitaria sobre esta enfermedad. Ante la advertencia internacional, el Ministerio de Salud de la Nación publicó un comunicado para sensibilizar a los equipos de salud y fortalecer la detección de hepatitis en menores de 16 años.

3- ¿Cuáles son los síntomas?

La presentación clínica de los casos identificados -explica la OMS- es de una hepatitis aguda con transaminasas marcadamente elevadas (unas enzimas que se encuentran en las células de diferentes tejidos de órganos, como el hígado, corazón, riñones, cerebro, páncreas, etcétera), que a menudo se presenta con ictericia (coloración amarillenta de la piel o los ojos), y en ocasiones síntomas gastrointestinales, como dolor abdominal, vómitos y diarrea. La mayoría de los casos no tenían fiebre. A pesar de que la descripción clínica llega hasta los 16 años, la gran mayoría de los pacientes reportados tienen menos de 6 años.

4- ¿Está el adenovirus detrás de los casos?

En Reino Unido se ha establecido una posible causa de la hepatitis infantil ligada a un alto porcentaje de los casos: el adenovirus, en concreto el adenovirus tipo F41. Meera Chand, directora de Infecciones Clínicas y Emergentes de la Agencia de Seguridad Sanitaria de dicho país, sostuvo que, aunque ninguna hipótesis se descarta, “en Reino Unido se ha identificado la infección por adenovirus en el 75% de los pacientes afectados”.

El adenovirus es un virus común que se propaga de persona a persona o por superficies contaminadas y puede causar síntomas respiratorios o gastrointestinales. En general, la infección tiene una duración limitada y no evoluciona a cuadros preocupantes, aunque se han registrado casos raros de infecciones graves por adenovirus que han causado hepatitis en pacientes inmunocomprometidos o personas sometidas a trasplantes. Sin embargo, estos niños no responden a esta descripción, pues previamente estaban saludables.

“Aunque el adenovirus es actualmente una de las hipótesis como causa subyacente, no explica totalmente la gravedad del cuadro clínico. Hay que seguir investigando factores como el aumento de la susceptibilidad entre los niños pequeños a raíz de un menor nivel de circulación de adenovirus durante la pandemia de COVID-19, la posible aparición de un nuevo adenovirus, así como la coinfección de SARS-CoV-2”, advierte la OMS.

5- ¿Qué otras hipótesis se manejan?

El segundo resumen técnico de la UKHSA sobre esta hepatitis expone algunos datos que se conoce sobre esta enfermedad, sus pacientes y las hipótesis que ahora mismo se contemplan como causa de los casos de hepatitis, más allá de la infección por adenovirus: un síndrome post-infeccioso de SARS-CoV-2, una exposición a medicamentos, toxinas o al medio ambiente, un nuevo patógeno que actúa solo o como coinfección o una nueva variante del SARS-CoV-2.

“Nuestras investigaciones siguen sugiriendo que existe una asociación con el adenovirus y nuestros estudios están comprobando ahora esta asociación de forma rigurosa. También estamos investigando otros factores, incluyendo haber padecido SARS-CoV-2, y estamos trabajando estrechamente con nuestros socios académicos para entender el mecanismo de la lesión hepática en los niños afectados”, sostuvo Chand.

En una carta al editor publicada en The Lancet, el profesor de inmunología pediátrica del Imperial College of London, Petter Brodin, plantea como hipótesis la enfermedad mediada por el superantígeno [proteínas que generan una reacción excesiva por parte de los linfocitos T] del SARS-CoV-2 potenciada por el adenovirus como posible mecanismo de la hepatitis aguda grave. “Después de la infección con el virus del SARS-CoV-2, se ha informado de la existencia de reservorios virales que, con el tiempo, podrían provocar una repetida activación de las células inmunitarias mediadas por el superantígeno, como se muestra en el síndrome inflamatorio multisistémico“, sostuvo Brodin.

6- ¿Existe algún vínculo con la vacuna COVID-19?

No, no hay vínculo entre los casos de hepatitis aguda grave de origen desconocido y la vacuna contra el coronavirus. “Se sabe que ninguno de los casos confirmados actualmente en niños menores de 10 años en el Reino Unido ha sido vacunado”, sostuvo la Agencia de Seguridad Sanitaria de Reino Unido. En dicho país, sólo es posible administrar la vacuna COVID-19 a los niños mayores de 5 años, ya que no se aprobó en población de menor edad. Mientras que la mayoría de los casos de hepatitis se dio en menores de 5 años.

También la OMS negó que haya un vínculo entre los casos de hepatitis aguda de origen desconocido en niños y la vacuna COVID-19: “Las hipótesis relacionadas con los efectos secundarios de las vacunas COVID-19 no están actualmente respaldadas, ya que la gran mayoría de los niños afectados no recibieron la vacuna COVID-19”.

En Chequeado ya desmentimos varias desinformaciones que circulan por redes sociales y chats de mensajería, y que vinculan el aumento de casos de hepatitis aguda con las vacunas COVID-19. 

7- ¿Hasta el momento cuántos casos hay en el mundo?

Hasta el 10 de mayo último, la OPS/OMS comunicó 348 casos probables de hepatitis aguda de origen desconocido reportados en 21 países del mundo, de los cuales 26 chicos requirieron un trasplante hepático.

En Reino Unido, la UKHSA identificó un total de 163 niños menores de 16 años con hepatitis aguda de etiología desconocida. De estos casos, 11 niños recibieron un trasplante de hígado. En Europa, se reportaron 106 casos en 14 países, según el ECDC.

También se han notificado casos en la Argentina, Brasil, Canadá, Costa Rica, Indonesia, Israel, Japón, Panamá, Palestina, Serbia, Singapur, Corea del Sur y los Estados Unidos.

8- ¿Cuál es la situación en la Argentina?

El Ministerio de Salud de la Nación informó el 4 de mayo último que se detectó en el Hospital de Niños de zona norte de la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe, un cuadro de hepatitis aguda grave de origen desconocido en un paciente de 8 años. Además, se registraron 8 casos sospechosos que se encuentran bajo estudio e investigación epidemiológica por parte de las jurisdicciones. En el caso del niño santafesino, el 10 de mayo último recibió un trasplante hepático y “evoluciona favorablemente”, según los médicos del Hospital de Niños.

Salud conformó una mesa de trabajo junto a sociedades científicas para el seguimiento de los casos. Durante la reunión del 10 de mayo, los especialistas coincidieron en que se trata de casos aislados y que todos los años se registran en el país cuadros similares de hepatitis aguda grave de origen desconocido. A su vez, señalaron que “por el momento no se han registrado durante este año más casos que los que ocurren habitualmente y no hay ninguna causa que indique una situación de brote”, según consignó la cartera sanitaria.

9- ¿Qué pueden hacer los padres para proteger a sus hijos?

El Ministerio de Salud de la Nación recomienda una serie de medidas de prevención para los adenovirus y otras infecciones comunes que implican la higiene regular de manos, evitar el contacto con personas enfermas, cubrirse al toser o estornudar y evitar tocarse ojos, nariz y boca. Además, se aconseja estar alerta ante síntomas de hepatitis (fiebre, fatiga, pérdida del apetito, náuseas, vómitos, dolor abdominal, orina oscura, heces blancas, dolor articular e ictericia) en menores de 16 años y completar los esquemas de vacunación para la edad.

10- ¿Qué vacunas contra la hepatitis hay en el Calendario Nacional de Vacunación?

Dentro de las causas más frecuentes de hepatitis virales graves en pediatría, se encuentran la hepatitis A y hepatitis B que son 2 enfermedades que se pueden prevenir con vacunas. Ambas vacunas se encuentran incluidas en el Calendario Nacional de Vacunación con los siguientes esquemas:

Hepatitis A: una dosis aplicada a los 12 meses de vida (en personas nacidas a partir de 2004).
Hepatitis B: 3 dosis a los 0, 1 y 6 meses (la indicación de esta vacuna es universal).

“El impacto negativo que ha tenido la pandemia por SARS-CoV-2 tanto en la oferta como en la demanda de servicios de vacunación a lo largo del mundo no debe ser minimizado y constituye una problemática urgente de salud pública. El descenso global registrado sobre las coberturas de vacunación en el transcurso del 2020 es preocupante en la Argentina y en el resto de la Región de las Américas”, advirtió la Sociedad Argentina de Pediatría.

De hecho, se observó un descenso de 6,2 puntos en las coberturas de vacunación de la hepatitis A entre 2019 y 2020. Esto implicó una caída del 7% respecto a las coberturas alcanzadas en 2019.

Te puede interesar