¿Qué nos dejó la reforma de la Carta Orgánica?

Opinión 12 de octubre de 2022 Por Nestor Schumacher
carta organica

Con la jura de la Carta Orgánica Municipal este martes, finalizó el proceso de reforma llevado adelante por la Convencional Constituyente, que abarcó buena parte de la agenda política durante el segundo semestre de este año. Con mucha chicana y pelea rodeando la discusión real de los artículos, desde El Copérnico nos preguntamos: ¿Qué cambio en la Carta Orgánica? ¿Cómo les fue a los partidos en sus objetivos de campaña?.

Primeramente, es necesario aclarar que buena parte de las modificaciones ya fue cubierta en un artículo previo, no obstante las de carácter más político fueron tratadas en el tramo final de la reforma. La figura de la viceintendencia, la ampliación de las bancas en el Concejo Deliberante y la paridad de género fueron tres de los puntos centrales tratados y aprobados por la Convención Constituyente. Si bien hubo otros cambios como la descentralización de la gestión municipal o el reconocimiento a las comisiones barriales, las tres anteriores serán las de mayor impacto en el proceso electoral del año próximo, así como el ordenamiento municipal de aquí en adelante.

Viceintendencia

A partir de los próximos comicios, ya no votaremos un candidato o candidata para el ejecutivo municipal, sino una fórmula compuesta por un hombre y una mujer. La viceintendencia, uno de los caballitos de batalla de Más Ushuaia, logró convertirse en una realidad, sumándose a municipios como Villa la Angostura, Concordia y Córdoba. Esta nueva figura tendrá como misiones y funciones reemplazar la figura del y la intendente en caso de ausencias, así como presidir el Concejo Deliberante, en un rol similar al de la y del vicegobernador.

Ampliación de las bancas del Concejo Deliberante

Con el nuevo sistema, pasaremos de tener 7 concejales a un número dependiente de la cantidad de habitantes, sumándose 1 nuevo edil cada 10.000 habitantes, una vez superados los 50.000 y con un máximo de 11. Habrá que esperar la información oficial del censo, que ya viene con retraso, para determinar cuántos serán los miembros del cuerpo legislativo para el próximo período. No obstante, podemos inferir que por lo menos serán 10 las y los representantes que conformarán el Concejo Deliberante.

Paridad de género

Este artículo, aunque fue celebrado extensamente por el oficialismo y el colectivo feminista, tendrá una continuación casi segura en la Justicia Provincial. La reforma propuesta establece la paridad de género en la integración del cuerpo deliberativo. El problema de fondo, es que resulta complejo instaurar paridad cuando el sistema es de preferencias. El proceso de selección, como tal, podría dar composiciones del Concejo donde no se respete este 50/50 que se busca. En general, uno podría decir que hay cierta parcialidad hacia figuras masculinas por este sustrato patriarcal presente aún hoy en la sociedad moderna, algo que se exacerba si pensamos los roles domésticos y la lógica política de “gestión 24 horas del día” que se maneja en la ciudad y el país.

Aquí se nos presenta un choque entre el equilibrio teórico que buscamos como sociedad y las propias normas de la práctica que están presentes. En un mundo ideal, la preferencia se encargaría como tal de generar composiciones de candidatos y candidatas similares a los porcentajes poblaciones, donde haya más mujeres en el Concejo Deliberante que hombres, pero en el llano nos podríamos encontrar con una composición íntegramente masculina como en 2015. El problema es el mismo que antes: la normativa de establecer paridad no puede ir por encima de la voluntad popular del sistema de preferencias. Este nuevo mecanismo, si bien es un nuevo logro conquistado por el colectivo feminista, no viene a traer de buenas a primeras un cambio tangible, sino a reforzar una intención de participación política equitativa que se viene militando desde la inclusión del voto femenino en 1951.

Ya analizados los tres temas políticos de mayor peso en esta segunda parte de la reforma, pasemos a evaluar cómo le ha ido a cada espacio político en estos tres meses de Convención.

Un párrafo aparte merece la posibilidad de la re-reelección, algo de lo que se habló mucho en las plataformas de campaña, pero nunca terminó por discutirse como tal. Parece que este hipotético tercer mandato, tanto para el ejecutivo como algunas bancas del Concejo, será algo a dirimirse en la Justicia ahora que la reforma ha terminado.

Más Ushuaia: el gran ganador de la convencional

Si bien las urnas no acompañaron, el armado político de Más Ushuaia logró el objetivo de la reforma y el tratamiento de todos los artículos que se propuso. Quizás un poco por la falta de flexibilidad de la oposición más acérrima, o por una buena construcción de consensos, el espacio liderado por el intendente Walter Vuoto supo llevar las negociaciones por cada artículo a buen puerto. Así, logró aprobar la Viceintendencia, el aumento de las y los concejales y la paridad en la cuarta sesión, sumándose al control de los servicios públicos, la inclusión de las secretarías de la Mujer y Malvinas, entre otros puntos destacados.

De buenas a primeras, Más Ushuaia logró tratar y aprobar todos sus proyectos sin mayores dificultades. Quizás el inicio de la convencional encontró al espacio en su momento de mayor fragilidad, con la resolución nula sobre el caso Branca y algún que otro palo del espacio de Somos Fueguinos. Sin embargo, fue con el correr de las sesiones que la situación se estabilizó y las alianzas sacaron a relucir la diferencia de apoyos, siendo pocas las votaciones cerradas, como el caso de la viceintendencia, donde la presidente Urquiza dio el voto positivo final.

Somos Fueguinos: ideales intactos pero sin resultados

Somos Fueguinos fue a la Convencional a cumplir una lógica: la Carta Orgánica de 2002 era correcta y no requería de una nueva reforma. Ideológicamente, el espacio de “Chispita” Fadul no se traicionó a sí mismo y respetó los deseos de sus votantes. En el terreno práctico, Somos Fueguinos no tuvo incidencia en la mayoría de las reformas, votando en contra para marcar su posición, mientras el resto de las y los convencionales seguía aprobando y definiendo la nueva Carta Orgánica.

Con el partido terminado es fácil hacer el análisis, pero queda la sensación en el aire que Somos Fueguinos podría haber generado algún tipo de acuerdo con espacios que ideológicamente están más cercanos como Juntos por el Cambio y Republicanos Unidos para llevar una agenda de reformas que representara el pensar de su electorado. A veces es mejor claudicar la batalla de las ideas si se gana la “guerra”.

Juntos por el Cambio: Sin ballotage y con más gasto político

Juntos por el Cambio, a mi humilde entender, es el gran perdedor de esta Convención. Su proyecto más importante, el ballotage en las elecciones a intendente, no prosperó y tampoco pudo imposibilitar la figura de la viceintendncia. El gran logro del espacio podría ser la limitación del presupuesto del Concejo Deliberante, pero es algo que Más Ushuaia acompañó, y si pensamos en las y los nuevos concejales que se sumarán, la reducción del gasto político no parece haberse vuelto una realidad. Es más, si nos detenemos en la “letra chica” el presupuesto del Concejo actualmente ronda el 5,5% (entre lo que destina el municipio para personal y su presupuesto). Con la reforma pasaría a temer un tope del 8%, algo que en el presupuesto actual significaría unos 300 millones de pesos extra.

Como nota positiva, podríamos decir que el espacio político encontró a dos nuevas figuras en Ramiro Requejado y Myriam Canga, que parece haberse hecho de las armas necesarias para, quizás en 2023, encarar un trabajo legislativo como parte del Concejo Deliberante.

Republicanos Unidos: Coto mostró el lado moderado de los liberales

Si uno esperaba encontrarse con una versión ushuaiense de Milei, seguramente se fue más que decepcionado de las sesiones de la Convención. Agustín Coto quizás pecó de demasiado moderado, votando muchas veces en bloque con lo que su líder político, Javier Milei, consideraría “casta”. Al igual que Juntos por el Cambio, llegó a la reforma con el objetivo de reducir el gasto político pero se vuelve a la agrupación partidiaria con pocos resultados. No obstante, Coto demostró tener vocación de diálogo y comienza a cimentar un nuevo espacio político que irrumpió en la escena política provincial con la gran elección de Letizia en los comicios legislativos de 2021.

Movimiento Popular Fueguino y Unidos por Ushuaia: ¿Se afianza la alianza Melella-Vuoto?

Aunque por dos espacios distintos, la vicegobernadora Mónica Urquiza y el convencional Fernando Oyarzún son del riñón mopofista. Durante la Convención, parecieron trabajar junto a Más Ushuaia en la búsqueda de consensos para generar las reformas pertinentes a la Carta Orgánica, algo que el gobernador Gustavo Melella destacó al referirse a este proceso de modificación a la Carta Magna local.

Oyarzún quizás obtuvo su mayor triunfo con la propuesta para generar un servicio veterinario público, facultando al Ejecutivo Municipal para la creación de un Hospital. Del lado de Urquiza, ganó protagonismo como presidente de la Convención y tuvo el voto definitivo para crear la figura de la Viceintendencia. El MPF, que venía de capa caída con la salida de Ricardo Garramuño, empieza a mostrar los dientes otra vez en preparación para 2023, restará ver si el espacio puede capitalizar esta nueva exposición y sumar representantes en el Concejo Deliberante.

Ushuaia Si: Branca sobrevivió las embates políticos

Javier Branca es otro gran ganador de estos tres meses de intenso debate político, aunque sus resultados son diametralmente opuestos a los de Más Ushuaia. En el caso de Branca el logro es haber sobrevivido la Convención. Con embates políticos como el intento de remoción de su banca por incompatibilidad de cargos y las declaraciones de Rubén Hibauza a cargo del partido Soberanía Popular, parecía que la estadía del concejal iba a ser corta en esta reforma de la Carta Orgánica. Contra todo pronóstico, Branca aguantó los ataques políticos y el avance judicial que lo vincula en la causa por extorsión, amenaza, chantaje y violencia política junto a Maximiliano Rijo contra la subsecretaria de Vivienda Yamira Martínez Ortiz.

Votando en consonancia con Somos Fueguinos, Branca cumplió en cierta medida su plataforma anti-reforma y fue la otra “espina” que incordió al bloque mayoritaria pro-reforma. Cuando le tocó hablar, nunca sacó el pie del acelerador en su posición, con la que uno puede estar de acuerdo o no. Lo importante fue su consistencia, aunque no haya resultados.

En este nuevo cumpleaños de la ciudad, Ushuaia cuenta con una nueva Carta Orgánica, con cambios en la forma de elegir a nuestras y nuestros representantes, así como el funcionamiento mismo del Ejecutivo y Concejo Deliberante. La Convención planteó la reforma de artículos vinculados a dejar asentadas cuestiones que ya se encontraban funcionando, como la Secretaría de la Mujer y de Malvinas. Por otra parte, sumó nuevas propuestas como el tema de los servicios y el padrón cívico, mientras que dejó algunas pendientes para que la Justicia determina como la posibilidad de un tercer mandato y la aplicación efectiva de la paridad. Esta reforma de la Carta Orgánica tuvo un poco de todo, esperemos que para mejor de las y los ushuaienses.

Nestor Schumacher- https://elcopernico.com/

Te puede interesar