OPINIÓN: Soberanía declamada, soberanía ejercida (efectiva)

Opinión 01 de diciembre de 2019 Por
Los cambios que se vislumbran en el paradigma sobre el futuro de la industria pesquera ameritan una reinterpretación del concepto de soberanía.
pesca y soberania

Los cambios que se vislumbran en el paradigma sobre el futuro de la industria pesquera ameritan una reinterpretación del concepto de soberanía, no sólo sobre la visión ecosistémica de los recursos que se pescan más allá de la milla 201, sino también del papel y rol estratégicos que pueden protagonizar las infraestructuras portuarias de las provincias patagónicas de Argentina a dicha actividad.

Si bien el concepto y la realidad hablan de una actividad sin control alguno en esas pesquerías, donde hasta el momento se adolece de regulación alguna, no escapa a la realidad de esa actividad descontrolada y en muchos casos ilegal que el factor logístico es uno de los aspectos más sensibles del ejercicio sostenible y sustentable de la pesca más allá de la milla 201.

Buques nodriza abastecedores de combustible, con sus potenciales peligros de derrames en el mar; la lejanía de algunos puertos como el de Montevideo, donde el apoyo logístico aparente no ofrece además las garantías legales necesarias y suficientes para la flota, son tan solo una parte de la realidad que afecta a la actividad pesquera en esa extensa área del Atlántico Sur.

De difícil comprensión e interpretación es sostener un concepto sobre esos recursos y su control y usufructo ecosistémico, manifestando siempre una especie de «reclamo de soberanía», que no es más que una «soberanía declamada», es decir, no se ejerce porque, además, no se controla.

Caso contrario sería que el permanente y aparente «reclamo de soberanía» sobre esos recursos fuese «efectiva», al menos en ejercer el control de la actividad con un concepto ecosistémico ordenado y monitoreado profesionalmente, que además abre un cierto camino rumbo al desarrollo de una actividad de la industria pesquera con carácter sustentable y sostenible, y una excelente oportunidad de actividad económica y generación de riqueza para toda la actividad logística portuaria patagónica, en el caso que estuviese abierta a la prestación de sus servicios, lógicamente bajo un régimen u OROP en alta mar que regule la actividad pesquera en la milla 201, condición esta esencial y excluyente.

Hasta el momento, sólo la realidad de la vacuidad legislativa en la milla 201, la actividad pesquera depredatoria sin control y la compleja interpretación del concepto de soberanía son algunas de las realidades que tendrán que resolver gobiernos, organizaciones, empresas y profesionales, con claridad y valentía innovadora para la inminente e imprescindible modificación de este paradigma.

Boletín de noticias

DPE Factura por email 1019 RGB 270x185-NOVIEMBRE-DICIEMBRE

PATAGONIA24-JUEGORESPONSABLE 1-11 al 15-11