El Gobierno aceptaría la boleta única de papel para las elecciones de 2019

Nacionales 31 de agosto de 2017
Lo confirmó ayer Peña en Diputados. El año pasado exigió la electrónica y chocó con los gobernadores.
MACRI-MARCOS PEÑA

El Gobierno está dispuesto a incorporar el sistema de boleta única de papel, que rechazó el año pasado en el Congreso y obligó a repetir la votación tradicional en las primarias.

Marcos Peña, durante su informe en la Cámara de Diputados, planteó, "pedimos ser consecuentes y apoyar en el Senado la boleta única, la boleta única electrónica u otro mecanismo que nos asemeje a cualquier otro país del planeta"

"Hay tiempo y fondos para hacer la licitación y desplegar máquinas en todo el país", le aseguró el ministro de Modernización Andrés Ibarra al diputado del PRO Pablo Tonelli, encargado de la negociación con el massismo y el Bloque Justicialista.

Aunque ambas fuerzas avalaban el sistema, utilizado en Salta y la Ciudad de Buenos Aires, para evitar susceptibilidades evaluaban una mutación gradual que incluya ensayos con la boleta única de papel, con dos formatos vigentes en el país: el de Santa Fe y el de Córdoba.

El primero consta de boletas diferentes por cada categoría a elegir (senadores, diputados etc.), siempre con todos los candidatos exhibidos para marcar el elegido. El otro suma toda la oferta electoral del día en una misma papeleta.

El objetivo es siempre evitar que algún candidato carezca representación en el cuarto oscuro porque sus boletas nunca llegaron a las escuelas o fueron sustraídas por fiscales de otras fuerzas, práctica habitual en el sistema actual, vigente en muy pocos países.

La intransigencia de Macri obligó a aprobar en Diputados la BUE para todo el país, pero en el Senado los gobernadores peronistas no fueron tan dóciles y la rechazaron, tras observar a varios hackers manipular el sistema en sus narices. "¡Son todos actos de ilusionismo!".

Aunque con menos énfasis, los senadores también habían propuesto el sistema de boleta única de Santa Fe, pero no encontraron interlocutores interesados en la Casa Rosada.

El de Córdoba perdió prestigio en 2011 cuando registró una alta cantidad de voto en blanco en categoría de legisladores, porque los electores olvidaban de marcar la cruz en el casillero.

Además, la cantidad de frentes electorales en las primarias obligaría a imprimir boletas inmensas, casi en tamaño de sábana.

Resumen de noticias

laanon-tarjetaalim