INFORME ESPECIAL ¿Cómo se aumentan ahora las jubilaciones y qué podría aprobar el Congreso para cambiar el sistema?

Informes Especiales 13 de diciembre de 2017
El oficialismo obtuvo dictamen para el proyecto de ley que modifica el cálculo para aumentar las jubilaciones. Qué dice la ley vigente desde 2009 y qué cambios propone la media sanción que tratará en los próximos días la Cámara de Diputados.
JUBILACIONES

El oficialismo logró obtener el dictamen de mayoría en la Cámara de Diputados para el proyecto de reforma previsional que ya fue aprobado por el Senado y será tratado en la Cámara baja durante las sesiones extraordinarias. El principal cambio de la iniciativa que contó con el apoyo de senadores de Cambiemos y del Partido Justicialista es que propone modificar la fórmula por la cual se aumentan las jubilaciones, en línea con el proyecto para reformar distintos aspectos del sistema previsional argentino que había presentado el Poder Ejecutivo Nacional (PEN).

Datos para entender el contexto de la reforma: cómo aumentan actualmente las jubilaciones, cómo varió la jubilación mínima en los últimos años gracias a este sistema y qué cambios se proponen.

¿Cómo se aumentan actualmente las jubilaciones?

En la actualidad, las jubilaciones se modifican dos veces al año (en marzo y en septiembre) por la llamada “ley de movilidad jubilatoria”. Se trata de una norma que se aprobó en 2008. Antes de esta ley, el Gobierno nacional decidía discrecionalmente cuánto iban a aumentar las jubilaciones.

Esta nueva ley generó que, desde marzo de 2009, las jubilaciones aumentaran a partir de una fórmula elaborada por la ANSES que toma en cuenta principalmente dos variables: los recursos tributarios que recibe el organismo (como lo que se recauda por el impuesto a las Ganancias, entre otros impuestos) y la evolución de los salarios de los trabajadores que están en blanco (privados y públicos), según indicadores que miden el Ministerio de Trabajo de la Nación y el INDEC.

Carlos Martínez, economista de la Universidad Nacional de General Sarmiento, dijo  que “el sistema no está preparado para niveles de inflación semestrales tan altos”, ya que “siempre se produce un incremento de la jubilación y luego un descenso de su poder de compra por seis meses, por la forma en la que está armado el sistema de aumentos”. Además, Martínez criticó que algunos de los datos para calcular el aumento no son públicos, por lo que “la fórmula para establecer el incremento termina siendo opaca”.

¿Cómo variaron las jubilaciones en los últimos años gracias a la “ley de movilidad jubilatoria”?

Gracias a la llamada “ley de movilidad jubilatoria”, desde su aplicación en 2009 hasta el final del kirchnerismo en 2015 las jubilaciones mínimas aumentaron un 20% su poder adquisitivo comparadas con el IPC-9 Provincias, índice que calcula el Centro CIFRA del sector de la CTA que lidera el sindicalista docente y actual diputado nacional por Unidad Ciudadana Hugo Yasky, y que se utilizaba como fuente alternativa tras la intervención del INDEC en 2007, como se explicó en esta nota. No se puede utilizar el IPC de la Ciudad de Buenos Aires porque su medición comenzó en 2012. Si se analiza la evolución de las jubilaciones con el IPC que calcula la provincia de San Luis, el aumento real desde 2009 hasta fines de 2015 fue cercano al 15 por ciento.

En 2016, el primer año de gestión de Mauricio Macri, el poder adquisitivo de la jubilación mínima cayó entre un 6% y un 7%, según se utilice el IPC San Luis o el IPC 9 Provincias, respectivamente. Fue el tercer año desde la aplicación de esta ley en el cual la jubilación mínima aumentó por debajo de los precios (lo mismo había sucedido en 2010 y 2014). Si bien todavía no están los datos de inflación de noviembre y diciembre, se estima que las jubilaciones ganaran entre un 1% y un 4% de haber real en 2017, según se tome el IPC 9 Provincias o el IPC San Luis, respectivamente.

Específicamente sobre la baja de 2016, Andrés Borenstein, economista y profesor de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y de la Universidad Torcuato Di Tella, aclaró  que “la fórmula de movilidad jubilatoria está prefijada por lo que los aumentos no tienen que ver con una decisión directa del gobierno de Macri”.

¿Qué proponen el Gobierno nacional y el Senado para cambiar este sistema?

El Poder Ejecutivo presentó en el Congreso un proyecto que proponía que la movilidad jubilatoria se basara, a partir del año que viene, en la inflación medida por el INDEC. Los aumentos se aplicarían trimestralmente, en los meses de marzo, junio, septiembre y diciembre.

Finalmente, el Senado aprobó a fines de noviembre (con 43 votos positivos, 23 negativos y 3 abstenciones) una fórmula distinta a la propuesta inicialmente por el Gobierno, luego de negociar con el bloque del Partido Justicialista liderado por Miguel Pichetto, senador por Río Negro. Este fue el proyecto que obtuvo dictamen de mayoría en la Cámara de Diputados y será tratado en sesiones extraordinarias, antes del 30 de diciembre próximo.

Según el proyecto aprobado en el Senado, y que está incluído en las sesiones extraordinarias de 2017, la movilidad se basará en un 70% en las variaciones del IPC Nacional elaborado por el INDEC y en un 30% por la variación salarial medida por la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE). Lo que sí se mantuvo como propuso el Gobierno es que los aumentos se aplicarán trimestralmente en los meses de marzo, junio, septiembre y diciembre de cada año.

Según estimaciones de Clarín, en base a datos de dos economistas expertos en temas de finanzas públicas de la UBA, Oscar Cetrángolo y Julián Folgar, con la nueva fórmula un jubilado promedio ganaría aproximadamente un 3% menos en todo el 2018 (alrededor de $6 mil) si aprueba este proyecto de ley.

Además, en el Senado se agregaron otros dos componentes a la reforma. El primero es que la nueva ley otorgaría al empleador la facultad para intimar al trabajador a jubilarse, una vez que este último cumpla 70 años y reúna los requisitos necesarios para jubilarse.

El segundo punto agregado por los senadores fue que el Estado nacional garantiza a los jubilados con 30 años de aportes el pago de un suplemento dinerario hasta alcanzar un haber previsional equivalente al 82% del valor del salario mínimo, vital y móvil. Sin embargo, el aumento no sería significativo ya que, actualmente, la jubilación mínima representa el 81,8% de este salario mínimo.

Fuente:Martín Slipczuk by Chequeado