INFORME ESPECIAL:Macri dictó más DNU/mes que CFK y Alfonsín, pero no encabeza el ranking de presidentes

Informes Especiales 06 de febrero de 2018
En poco más más de dos años de gobierno, el Presidente utilizó este recurso para varios fines. Eduardo Duhalde, Néstor Kirchner y Carlos Menem son los jefes de Estado que más decretos de este tipo firmaron y encabezan el ranking.
DNU

Mauricio Macri cumplirá el próximo 10 de febrero 26 meses al frente de la Presidencia de la Nación. Y, mientras el Gobierno nacional acaba de liquidar por decreto de necesidad y urgencia (DNU) la Lotería Nacional y la oposición parlamentaria anunció que buscará rechazar el mega DNU que modifica 140 iniciativas y apunta a desburocratizar el Estado, los datos oficiales revelan que Macri ya lleva dictados por mes más DNU que los ex mandatarios Cristina Fernández de Kirchner (Frente para la Victoria) y Raúl Alfonsín (Unión Cívica Radical), aunque no se encuentra entre los primeros puestos del ranking.

Un decreto de necesidad y urgencia es un tipo de norma que, en circunstancias excepcionales, dicta el Poder Ejecutivo Nacional pero tiene validez de ley. El artículo 99 inciso 3 de la Constitución nacional establece que el Presidente lo puede utilizar cuando no se puedan seguir los pasos previstos para la sanción de leyes en el Congreso nacional. El beneficio es dictar normas de carácter general sin obtener la aprobación previa del Parlamento, aunque después estos deban ser aprobados por una Comisión Bicameral especial, según la Ley 26.122 que fue sancionada en 2006.

Desde su asunción hasta hoy, el líder de Cambiemos dictó 36 DNU, menos que todos los presidentes de la democracia, salvo Alfonsín que utilizó este recurso en sólo dos oportunidades. El mandatario que más decretos dictó, según la base de datos abiertos de Infoleg -el portal de leyes del Ministerio de Justicia de la Nación-, fue Néstor Kirchner (281 -Frente para la Victoria-), quien gobernó entre 2003 y 2007.

Sin embargo, al hacer el cálculo en relación a la cantidad de tiempo que gestionó cada uno de los jefes de Estado (dado que no todos cumplieron mandatos de 48 meses o, en caso de ser reelectos, 96 meses), Macri pasa a ubicarse por encima de Fernández de Kirchner y Alfonsín, con un promedio de 1,4 DNU por mes. En los primeros lugares del ranking se encuentran Eduardo Duhalde (Partido Justicialista), Kirchner y Carlos Menem (Partido Justicialista).

El presidente Macri utilizó este recurso para varios fines, desde la reforma a la Ley de Ministerios y el megadecreto ya mencionados hasta para introducir varias reformas a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, pasando por un DNU que postergó la aplicación del nuevo Código Procesal Penal de la Nación. Según el abogado constitucionalista Daniel Sabsay, en los dos últimos casos el Poder Ejecutivo emitió disposiciones legislativas sin que exista urgencia y en el segundo, además, lo hizo en materia penal, algo expresamente prohibido por la Constitución.

De acuerdo con una investigación del diario La Nación publicada en 2006, durante las Presidencias de la democracia, como la de Kirchner, los DNU fueron utilizados tanto para asuntos trascendentes para el país como para cuestiones menores, y en el 85% de los casos se trataba de cuestiones que debían ser debatidos y resueltos por el Congreso.

Se usan también para cambiar el presupuesto
Un informe que elaboró la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP) sobre la discrecionalidad presupuestaria nacional entre 1994 y 2016 sostiene que el Poder Ejecutivo y la Jefatura de Gabinete de Ministros hicieron cambios que llevaron a aumentar el presupuesto original aprobado por el Congreso en un 5,5% entre 1994 y 2004, y en un 24,3% entre 2005 y 2016. Este último año se alcanzó el porcentaje más alto de la serie (41,1%).

“El 63% de esas modificaciones totales fue aprobado por Decretos de Necesidad y Urgencia, evidenciándose así la significativa trascendencia de esta figura como herramienta para alterar el nivel anual de créditos decidido por el Congreso”, destaca la ASAP.

Sólo en 2006, después de 12 años de la reforma constitucional de 1994 que incluyó entre las atribuciones del Presidente la posibilidad de dictar DNU, el Parlamento nacional sancionó la Ley 26.122, que regula la intervención legislativa y establece que la Jefatura de Gabinete de Ministros tiene diez días para enviar el decreto a la Comisión Bicameral especial. Esta Comisión, a su vez, tiene diez días hábiles más para remitir su dictamen a cada Cámara legislativa, para que luego cada uno sea tratado en Diputados y en el Senado de la Nación.

Cuando se aprobó, la ley fue muy cuestionada por la oposición porque no fija plazos para que las Cámaras ratifiquen o rechacen los decretosque, mientras tanto, son válidos.

En la actualidad, la Comisión Bicameral especial está integrada por 16 legisladores, de los cuales ocho pertenecen a la alianza Cambiemos (el oficialismo también era mayoría durante las gestiones de Fernández de Kirchner). Por eso, se descuenta que en la reunión de mañana darán dictamen favorable al megadecreto de Macri para desburocratizar el Estado, mientras que la oposición tratará de lograr en la Cámara de Diputados los votos necesarios para rechazarlo.

Fuente:Chequeado. by  Matías Di Santi e Imanol Subiela