OPINIÓN: Clausula gatillo para la deuda y no para las paritarias?. Una mala señal política.

Opinión 13 de febrero de 2018 Por
Como justifican que a "unos sí y a otros no".
Captura de pantalla 2017-11-06 00.31.48

El ministro de Finanzas, Luis "Toto" Caputo, emitió un bono en pesos a un año con una "cláusula gatillo" sui generis, la cual aumenta el interés que cobra el acreedor si la inflación se dispara. Exactamente lo que el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, no quiere que suceda con las paritarias, para las que insiste con un tope del 15% anual.

Para entender de que se trata: el nuevo bono a un año emitido en el mercado local propone un pago mensual del 1,7056%, es decir, el equivalente al 22,5%; esto es 7,5 puntos más que el ajuste salarial propuesto por el Gobierno.

Pero además, en caso de que la inflación se dispare por encima del 18,75%, el Ministerio de Finanzas se comprometió a pagar un interés equivalente a la evolución del Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER) y 3,75 puntos porcentuales adicionales.

Esta cláusula es particularmente relevante en un contexto en el que la inflación esperada para los próximos 12 meses ronda el 20% de acuerdo a la UTDT y el 19,4% para 2018 de acuerdo al REM del Banco Central.

Entonces, de cumplirse la meta inflacionaria del 15% este año, la remuneración de estos bonos rondará el 6,5% real. De lo contrario, el rendimiento se reducirá, pero nunca debajo del 3,75% que garantizó Caputo mediante esta "cláusula gatillo".

Recordemos que solo el riesgo país -que es el sobreprecio que un Estado debe pagar en el mercado de capitales por encima de la tasa de interés a 10 años del Tesoro de los Estados Unidos- se ubica hoy en 3,83%.

 El equipo de Finanzas entendió que, con la tasa de interés de las Letras del Banco Central de más largo plazo entorno del 25,5%, para poder colocar un instrumento semejante, pero con menor volatilidad, debía sumarle un atractivo. Puntualmente de los $100.000 millones que buscaba recaudar, no consiguió con este prospecto más que $70.500 millones a la par.  

Y si bien en el mercado comentaban que se trataba de una buena recepción, dado el cimbronazo del "lunes negro" de Wall Street al comienzo de la semana, no fueron pocos los que advirtieron la doble vara del Gobierno: "cláusula gatillo" para los inversores sí, para los trabajadores no.

Es una mala señal en la lucha contra el inflación que el Gobierno sea quien proponga indexar el precio de un nuevo instrumento en un momento en el que persigue la des-indexación de la economía .

Aún entendiendo que el mercado laboral y el mercado de capital no son equiparables, la polémica subsiste: si el Gobierno concede "cláusula gatillo" en el mercado de deuda, reconoce la desconfianza de los inversores sofisticados sobre la factibilidad de alcanzar la meta de inflación y ofrece una compensación para mantener el retorno de los bonos en terreno positivo.

Esto es precisamente lo que reclaman los sindicatos, que el poder de compra de los salarios se mantenga en terreno positivo por sobre la inflación y por eso, con expectativas de inflación crecientes buscan tener la garantía de poder terminar aunque sea empatados, como sucedió con los sectores que el año pasado firmaron paritarias con esta cláusula de recomposición salarial.

Lo cierto, es que "el relato" de "unos", no es el de "otros" y volvemos a lo mismo.

Hoy muchos de aquellos que votaron al oficialismo, están meditando aquello que en más de una ocasión alguien repitió hasta el cansancio, "has lo que yo digo, pero no lo que yo hago".