OPINIÓN: El stand-by que necesita el Gobierno no solo es financiero, sino también político.

Opinión 14 de mayo de 2018 Por
Si, como dicen en su entorno, Mauricio Macri está dispuesto a pagar un alto costo político por su decisión de volver al Fondo Monetario Internacional (FMI) para frenar la corrida cambiaria, parecería que este es el momento.
Captura de pantalla 2017-11-06 00.31.48

Según los últimos sondeos, parte de ese capital personal ya lo estaría perdiendo. Así lo muestran al menos siete encuestas en los últimos días. Se trata, en realidad, de la profundización de una caída que arrancó en diciembre, con la aprobación de la reforma previsional. La incógnita ahora, paradójicamente, es inversa a la del dólar: aquí no se duda del techo sino del piso.

Pero analicemos uno de los  sondeos reciente difundidos, en este caso, el de la consultora Taquion realizado a nivel nacional.

La imagen negativa de Mauricio Macri subió 3 puntos en mayo por el anuncio de la búsqueda de un acuerdo con el FMI y 10 puntos desde abril pasado, según este sondeo. También cayó la confianza en el Gobierno, que se ubica en el 29,4. Además, la mayoría de los consultados culpa a la Administración Macri por la crisis actual y no cree en el ministro Nicolás Dujovne cuando asegura que el FMI actual no es el mismo que hace 20 años.

Analicemos una por una las preguntas realizadas en la misma:

unnamed (5)

La imagen positiva de Macri profundizó su caída tras el anuncio de volver al FMI

El sondeo a nivel nacional de la consultora Taquion de Sergio Doval trae una comprobación y una revelación: por un lado se confirma lo esperado, que la imagen positiva de Mauricio Macri profundizó su caída tras el anuncio de buscar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para superar la crisis cambiaria.

unnamed (6)
Por otro lado, la revelación consiste en la comprobación de que la estrategia comunicacional de apelar a la Grieta ya no funciona: el 53,4% culpa al Gobierno nacional por la crisis contra sólo el 9,8% que señala a la ‘herencia’ recibida por el gobierno de Cristina Fernández a pesar de que tanto Macri como sus ministros enfatizaron en el anuncio de apelar al FMI de que lo hacían a raíz de los problemas económicos generados por la gestión K. Y es mayor el porcentaje entre quienes apuntaron a la oposición, el 12,4%.

 En cuanto a la imagen negativa de Macri, según Taquion subió casi 3 puntos desde el anuncio de volver al Fondo, aunque ya venía de una fuerte suba del 10% en abril por la cuestión tarifaria, la inflación y el inicio de la crisis cambiaria a fines de ese mes.

En tanto, la imagen positiva cayó de 42,7% en abril a 36,9% en mayo antes del anuncio sobre el FMI y 33,8% después de éste.

unnamed (7)
La desconfianza en la Administración Macri se ubica en 29,4% contra el 68,5% que todavía confía en ésta.

unnamed (8)
Ante la consulta sobre si el anuncio de volver al FMI cambió la imagen que se tenía del Gobierno, la mayoría respondió que la cambió para mal (47,9%) contra el 13,2% que opinó que fue para bien. Para el 39% no cambió.

 unnamed (9)
También fue negativa la recepción de la noticia de buscar un acuerdo con el Fondo. El 62,9% tuvo sentimientos negativos, principalmente “decepción”, que cosechó el 24,7%. Apenas el 21,7% dijo tener sentimientos positivos.

unnamed (10)
Por último, la mayoría (el 51,1%) no le cree al ministro de Hacienda Nicolás Dujovne cuando afirma que el FMI no es el mismo de los ’90 o de la crisis de 2011. Sólo el 23,4% consideró que esa afirmación era cierta mientras el 25,5% no supo contestar.

unnamed (11)

Ficha Técnica de la Encuesta

  • Tipo de investigación: Cuantitativa
  • Tipo de estudio: Encuesta por IVR
  • Instrumento de recolección de información: Cuestionario cerrado
  • Sistema: Los datos ingresan directamente al paquete estadístico SPSS.
  • Población: Población de al menos 16 años residente en hogares particulares con acceso línea telefónica
  • Alcance: Nacional
  • Error muestral: (+/-) 3,1%
  • Tamaño de la muestra: 1000 casos efectivos
  • Fecha de realización: 08-05-2018 al 10-05-2018

Indiscutiblemente, estos y otros números, no son una buena noticia para el gobierno de Mauricio Macri en estos momentos de debilidad, en los que necesita sustento y apoyo como nunca en sus 885 días de gestión.

Cambiemos se ha devaluado y muestra inconsistencias, mientras la oposición peronista moderada se sube el precio en el "remate" y se mete en el mismo, levantando la mano y no justamente para hacer una oferta plausible, sino mas bien, en una puja que sin lugar a dudas, el ciudadano común y de a pié , hoy también es parte . En este contexto, el stand-by que necesita el Gobierno no solo es financiero, sino también político.

Más allá de algunos gestos públicos superficiales de apoyo, en la profundidad de la política se advierten corrientes en conflicto que se mueven al ritmo de la vertiginosa última semana, en la que la administración macrista terminó en los boxes del Fondo Monetario Internacional.

Es cierto que desde que se desató la crisis financiera la sociedad mayoritariamente mira con desconfianza a los políticos, oficialistas y opositores, al margen de los núcleos duros de cada espacio, pero no necesariamente eso impulsará a los dirigentes a tener comportamientos que califiquen en la categoría de la ética de la responsabilidad. La realidad suele ser siempre más mezquina: las conductas individuales y sociales responden a intereses, más o menos elevados, pero intereses al fin.

El Gobierno no es el único que puede salir perjudicado por una mala evaluación de las crisis y las oportunidades. Pero tampoco puede obviar que es a quien más responsabilidad le adjudica y del que más espera una sociedad aturdida por el regreso de viejos fantasmas.

 

 

 

 

 

Te puede interesar

Te puede interesar