Elecciones 2017-Macri se mete en la campaña y endurece el discurso contra el peronismo

Nacionales 30 de julio de 2017
Las críticas apuntarán sobre todo contra un grupo de gobernadores del PJ y tiene previsto intensificar sus incursiones en el interior del país y el conurbano bonaerense.
MACRI

La intención de la Casa Rosada es diferenciarse de los mandatarios provinciales donde o bien la elección es pareja o, tras las primarias, pueda alcanzar un resultado ganador. Algo similar cabe con la ex presidenta: señalarla como el símbolo de la “resignación” pero sin buscar una polarización que la beneficie. En esta línea argumentativa el Gobierno intentará instalar a Sergio Massa como parte de ese “pasado”.

En la inauguración de la Rural de Palermo, el presidente volvió a encenderse en un capítulo de su discurso cuando elevó ligeramente la voz: “No puedo creer cuando escucho a aquellos que gobernaron durante tantos años, que ahora vienen con distintas propuestas y partidos a decir que tienen soluciones; si cuando nos gobernaron nos dejaron en ruinas”. El viernes en Tandil, junto a María Eugenia Vidal, había hablado de “mafias”.

En cuanto a las provincias, Formosa es una de las elegidas. Macri ya pidió diferenciarse en temas de gestión y “valores” con Gildo Insfrán, el eterno cacique local. De hecho, el ministro del Interior y una de las caras de la campaña, Rogelio Frigerio, podría viajar allí en los próximos días para acompañar a Luis Naidenoff como candidato a senador. Algo similar ocurre en Tucumán con José Cano. La relación con el gobernador peronista, Juan Manzur, pasa por un pésimo momento y esta semana Macri estuvo allí. La Pampa, La Rioja, Catamarca así como San Luis (con los neocristinistas Rodríguez Saá) como Santa Cruz (con Alicia Kirchner) gozarán de un trato similar.

Estrategia y distritos. Paralelamente, metido de lleno en la campaña y a sólo 15 días de las PASO, Macri concentrará sus esfuerzos en cuatro distritos que reúnen el 60% del electorado, con la idea de captar votos del PJ tanto de Sergio Massa como de los gobernadores lejanos a la Casa Rosada. Todo bajo el manto de la nacionalización de la elección legislativa.

Las cuatro provincias en danza son Córdoba, Santa Fe, Buenos Aires y Capital Federal. Incluso, en la Casa Rosada prevén un cuádruple cierre de campaña entre el miércoles y el jueves previos al 13 de agosto. En este contexto, el Presidente podría cerrar, al igual que en 2015, con un acto, con el formato 360 grados con el que se siente cómodo, en tierras cordobesas.

Por estas horas, los estrategas de la campaña están terminando de definir los próximos destinos que visitará el Presidente. Por lo pronto, mañana estará en Santa Fe. Y el martes se lo podrá ver en Corrientes, donde el oficialismo buscará ganar ahora en la categoría diputados para llegar lo mejor posible a la elección de gobernador.

Además, Macri planea viajar a Entre Ríos (seguramente a la ciudad de Concordia) y Jujuy (gobernada por Cambiemos). Santa Cruz seguirá siendo la única provincia que jamás pisó desde que es presidente. Paralelamente, se están preparando al menos tres “bajadas” más en la provincia de Buenos Aires junto a Vidal.

“En el último tramo nos vamos a focalizar en la zona centro, parte del norte y el conurbano bonaerense”, sintetiza uno de los principales armadores macristas.

La estrategia se define en la “mesa de los lunes” del despacho del jefe de Gabinete, Marcos Peña, en el primer piso de la Casa Rosada. De allí surgió que, además de Peña y Frigerio, como voceros oficiales del Gobierno, colaboren otros miembros del gabinete en los próximos 15 días. Entre ellos, viajarán Carolina Stanley (Desarrollo Social), Patricia Bullrich (Seguridad) y el rabino Sergio Bergman (Ambiente).

Paralelamente, los fondos para la campaña son motivo de sorpresa para muchos candidatos. El oficialismo anima cenas de recaudación en cada provincia, adonde concurren ministros y empresarios.

Fuente-Perfil

Boletín de noticias

OP 2019_16144-STIEMBRE

dia de la madre octubre

Consejos para Ahorrar Gráfica-01