INDUSTRIA: El polo de Tierra del Fuego está ante "una grave situación", advierte AFARTE

Locales 30 de enero de 2019 Por
La producción de TV, celulares y aires acondicionados, será la más baja en casi una década, advierten desde las empresas emplazadas en Tierra del Fuego, las que producen dispositivos de marcas propias y también para las principales compañías de tecnología del mundo.
industria en TDF

Así es la actualidad que le toca atravesar al polo electrónico de Tierra del Fuego y que abastece más del 90% de la oferta doméstica de televisores, celulares y equipos de aire acondicionado.

Las firmas nucleadas en AFARTE, trazaron las proyecciones con las que están iniciando sus operaciones este este año. Y las perspectivas son mucho peores de lo que se preveía.

En declaraciones  a iProfesional,  Federico Hellemeyer, presidente de AFARTE sostuvo que, "Estamos ante un 2019 que se plantea como muy difícil. Y más allá de las lógicas ganas que tengamos de ver que se dinamizará un poco el consumo, no tenemos a mano ningún indicador que hoy nos esté mostrando que sea algo que vaya a ocurrir. Todo lo contrario".

Según el consenso de las empresas que operan en el polo fueguino, se espera una fuerte caída para las tres grandes categorías que hoy explican el grueso de la facturación de las plantas.

En el caso de celulares, que es el producto que mueve el mayor volumen, las marcas de tecnología prevén producir un total de 7,5 millones de unidades a lo largo del año. Cabe destacar que en 2018 se llegaron a producir 8 millones de dispositivos. Es decir que la meta que trazaron apunta a que el sector sufrirá una caída de medio millón de unidades.

Sin embargo, para ponerlo en perspectiva, en 2012, cuando se alcanzó el pico de demanda, de las líneas de producción de Ushuaia y Río Grande habían salido 13,9 millones de teléfonos.

Esto implica que las empresas estarán trabajando este año con un nivel que se ubicaría casi 50% por debajo de ese récord.

No solo eso: de concretarse las 7,5 millones de unidades, será el peor registro en casi una década, dado que habría que retroceder hasta 2010 para observar una marca más baja.

Es decir, hay que retrotraerse a la época en la que el anterior gobierno había introducido modificaciones al régimen de impuestos internos para promover la tecnología nacional.

"La devaluación tuvo múltiples efectos sobre nuestra actividad. Es verdad que, en parte, brinda cierta cobertura frente a lo importado, porque la producción local tiene buena parte de su estructura de costos en pesos. Pero también es cierto que el dólar alto impactó mucho en el poder de consumo de la gente y esto afecta especialmente a los bienes durables", sostiene Hellemeyer.

Sin embargo, uno de los mayores problemas que enfrenta el sector es el de la escasez de financiamiento, en un contexto de tasas altas como instrumento para intentar controlar la inflación.

"Desde el momento en que se disparó la tasa se generaron dos grandes problemas: para las empresas pasó a ser costosísimo mantener el capital de trabajo y, en paralelo, se cayó mucho la demanda, porque para comprar un producto que sale $10.000 o $15.000 sí o sí se necesita contar con la posibilidad de pagar en cuotas con bajo interés", agrega.

Televisores, con mucho stock

En el caso de los televisores, terminó ocurriendo lo que ya venían anticipando desde el sector: el Mundial de Rusia no ayudó a propiciar un boom de ventas.

En total, se produjeron en 2018 unas 3,3 millones de unidades, apenas 100.000 más que en 2017, lo que equivale a un alza de apenas 3%. Y esto está vinculado con que, en cada edición de la Copa del Mundo, las ventas tienden a concentrarse en la primera parte del año, produciéndose luego una fuerte desaceleración.

El problema es que el año pasado culminó con un importante sobrestock de televisores. Se estima que hay unos 700.000 LED juntando polvo en sus cajas cerradas contabilizando el inventario que hay en los depósitos de las fábricas y en las cadenas minoristas.

Por eso es que, para este año, prevén producir apenas 2,2 millones de unidades, la cifra más baja en más desde 2009 que implicaría, además, un desplome del 33% respecto del período previo.

Aire Acondicionado: muy poca demanda

El hecho de que el termómetro, desde noviembre del año pasado hasta los primeros días de enero, haya registrado temperaturas muy por debajo del promedio histórico, afectó a varios rubros de actividad. Y las marcas de equipos de aire acondicionado figuran entre las más afectadas.

"Influyó mucho el clima de las últimas semanas", afirma Hellemeyer. Y si bien las últimas jornadas hubo picos de calor, el directivo advierte que la problemática es más estructural: "Cuando empezó a desmoronarse la demanda de celulares y televisores, a mediados de 2018, para sostener el ritmo producción y mantener a los operarios trabajando, decidimos incrementar el ritmo de aires. El problema es que se vendió menos de lo que se preveía y en este rubro también quedó un importante stock sin ser comercializado".

El último gran año para la producción de estos equipos fue 2015, cuando de Tierra del Fuego salieron casi 1,8 millones de unidades. La meta para este año está muy lejos de esa cifra: estiman fabricar casi 1 millón menos.

Se deteriora la rentabilidad

Entre las empresas, una de las principales quejas que se escuchan está vinculada con el fuerte deterioro de la rentabilidad que experimentaron el último año.

Con un dólar cuyo valor se disparó más de un 100% y una inflación que se acercó al 48% anual, la estructura de costos se vio fuertemente impactada.

El problema es que, como consecuencia del menor nivel de consumo, las empresas encontraron grandes dificultades a la hora de trasladar parte de esos aumentos a los precios de venta mayoristas.

"Con la caída de la demanda, fue imposible que tengamos un pass trough que acompañara la variación de los costos. Quedamos muy por debajo y esto, obviamente, significó una fuerte pérdida de rentabilidad", acota Hellemeyer.

Según datos de AFARTE, el último año, la categoría que más aumentó de precio fue la de los celulares y lo hizo unos 4 puntos por debajo del IPC.

En el caso de los equipos de aire acondicionado, el ajuste promedió el 40%. Y en el caso de los televisores, las subas se movieron en torno al 33%, es decir, niveles que estuvieron bastante por debajo de la inflación general.

La reducción de precios obedeció, en gran medida, al plan de competitividad que firmaron las empresas junto con la provincia de Tierra del Fuego, el Gobierno Nacional y también con los sindicatos.

El mismo, además de propiciar una reducción de trámites burocráticos, introdujo una variable clave: el congelamiento de paritarias por dos años.

Hellemeyer agregó que, actualmente, los valores de estos productos electrónicos están en línea con lo que se pagan en otros mercados, como Chile, Brasil y Colombia. Sin embargo, el hecho de que la Argentina esté más alineada con el promedio internacional no se tradujo en mayores ventas, dado el contexto económico.

"Sabíamos que se iba a venir un achicamiento de los márgenes, porque el objetivo al que se llegó fue tener precios más competitivos para vender más. El gran problema es que no pudimos compensar con mayor volumen porque eso nunca terminó ocurriendo. Todo lo contrario, terminamos comercializando menos", advierte el presidente de la entidad.

Mesa de negociación

Desde AFARTE advierten que el polo de Tierra del Fuego está ante "una grave situación".

"Hoy la industria requiere más demanda de producción para el actual nivel de empleo o bien, el nivel actual de producción requeriría menor nivel de empleo que el actual", señalan en un informe.

Cabe destacar que en 2018 el sector cerró con 8.334 puestos de trabajo, una cifra prácticamente similar a la de 2017. El problema es que, entre un año y otro, se dejaron de fabricar 2,5 millones de unidades considerando los tres principales rubros.

El sostenimiento de los empleos está relacionado con el acuerdo de competitividad que las empresas firmaron con la UOM. El mismo que congeló las paritarias por dos años y, como contrapartida, daba certidumbre laboral a los empleados.

Sin embargo, el hecho de que se haya disparado la inflación y haya caído el consumo, terminó borrando de un plumazo las dos principales variables que requería este acuerdo para tener éxito: estabilidad de precios y un sostenido nivel de ventas.

"Las dotaciones que hoy tenemos están sobredimensionadas para los volúmenes que manejamos. Las empresas no despidieron personal y echaron mano a suspensiones y retiros voluntarios para tratar de sobrellevar el mal momento. Pero la situación así es insostenible", advierte el directivo.

En marzo próximo las dos partes tendrán una cumbre decisiva: el sindicato y las empresas deberán rediscutir los alcances del pacto, que terminó resultando incómodo por el abrupto cambio del escenario económico.

Sin embargo, desde AFARTE plantean que romper totalmente el acuerdo y desandar el camino, sería contraproducente: "Hemos hecho grandes esfuerzos para poder ofrecer precios competitivos. Si volvemos sobre nuestros pasos, se va a perder todo lo trabajado hasta ahora".