PRECIOS CONGELADOS: Desde la Cámara Argentina de Supermercados advierten que habrá desabastecimiento.

Nacionales 10 de abril de 2019 Por
El vocero de la CAS explicó que el supermercado no pude congelar precios por su cuenta, sin respaldo de los fabricantes de productos masivos.
34987818-supermercado-interior-vacío-rojo-carrito-de-compras-

Mientras el Gobierno prepara un plan de acuerdo de precios que incluiría la ampliación de los “Precios Cuidados” y el relanzamiento de “Ahora 12”, los supermercadistas ya advirtieron que si se avanza con un nuevo congelamiento de precios para combatir la inflación y la caída del consumo habrá desabastecimiento de productos.

“No hay duda que habrá desabastecimiento, es lo que pasó siempre. El cliente verá productos baratísimos, pero le dirán que no hay más. Simplemente porque la industria deja de fabricar productos con los que va a pérdida, o no los entrega. Pasó hace poco con la leche “La Armonía”, era la que más se vendía pero Mastellone perdía plata”, afirmó Fernando Aguirre, vocero de la Cámara Argentina de Supermercados (CAS), en diálogo con ámbito.com.

El oficialismo apela a estas "fórmulas fracasadas porque otro tipo de medidas es duro y requieren un trabajo de fondo”

Aguirre aclaró que todavía no fueron convocados por el Gobierno para ser incluidos en la iniciativa, pero adelantó que el supermercado no pude congelar precios por su cuenta, sin respaldo de los fabricantes de productos masivos. "Si la industria lo hace, fantástico. Nosotros acompañaremos porque no queremos subir los precios, sobre todo con una caída grande de la demanda”, subrayó el portavoz de la CAS.

“Pero no creo que la industria pueda mantener los precios congelados si no se toman otras medidas. En ‘Precios Cuidados’ se fija artificialmente un precio, pero ¿quién pone la diferencia? Así no hay manera de que esto se arregle. El sector privado haciendo el esfuerzo solo tendrá un vuelo muy corto, porque perderá plata para producir. Fue así toda la vida”, agregó el supermercadista.

La intención oficial es lograr un acuerdo de precios de una canasta de productos básicos que se mantengan alejados de los vaivenes del dólar, luego del salto en la cotización de la moneda estadounidense de las últimas semanas, que lo llevó a ubicarse cerca de $ 45.

"No se puede seguir trabajando así, con estos impuestos es inviable y no hay forma de salir adelante”

Las proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) de las últimas horas tampoco aportaron tranquilidad: estiman que la Argentina tendrá este año una inflación del 30,5%, nivel que la ubica como la sexta economía con mayor incremento del costo de vida en el mundo. La cifra está por debajo del 36% que proyectan los analistas, según el último Relevamiento de Expectativas de Mercado que elabora el Banco Central.

A la espera del registro inflacionario de marzo del INDEC, que se conocerá el próximo martes, las expectativas de una baja son nulas. De hecho, según los gremios, el costo de vida trepó al 4% el mes pasado. "El poder adquisitivo se encuentra en su peor momento en una década", destacó el informe del Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), organismo dependiente de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET).

En ese contexto, y con encuestas que evidenciaban una caída de Cambiemos, dirigentes radicales le reclamaron medidas al presidente Mauricio Macri, mientras en paralelo la diputada Elisa Carrió volvió a la carga contra supermercados y grandes fabricantes de alimentos y productos de consumo masivo, impulsando una “ley de góndolas” con mayores controles.

Los privados argumentan que es difícil dar respuesta a un combo de demanda cada día más creciente por los productos más económicos, suba del dólar y presión impositiva. En ese sentido, Aguirre advirtió que los planes oficiales “apuntan a que el esfuerzo lo hagan solo los privados cuando la mitad del precio de los productos son impuestos".

Según el vocero de la CAS, el oficialismo apela a estas "fórmulas fracasadas porque otro tipo de medidas es duro y requieren un trabajo de fondo”.

“El Estado tiene que conseguir que la presión fiscal baje, porque estamos entre los cinco países del mundo con mayores impuestos. No se puede seguir trabajando así, con estos impuestos es inviable y no hay forma de salir adelante”, consideró el dirigente empresario.

Si se habla de congelar precios como parte de un programa cuenten con nosotros, estamos en primera fila. Si es un maquillaje electoral vamos mal, porque es probable que lleguen con un nivel de inflación más bajo, pero después va a explotar”, concluyó.

FUENTE: Ámbito fueguino.