SALUD: Por las condiciones de vida aumentaron las patologías ginecológicas en todo el país

Nacionales 15 de abril de 2019 Por
Lo dijo la presidenta de la Sociedad Argentina de Endocrinología Ginecológica. Se usan más los anticonceptivos para tratar otros cuadros. “Hay más miomas, más síndrome metabólico, más diabetes y más cáncer” explicó.
Ginecología

Las condiciones de vida y la exposición a ciertas sustancias tóxicas están incrementando la incidencia de ciertas patologías ginecológicas. Así lo aseguró la doctora Sandra Demayo, Presidenta de la Sociedad Argentina de Endocrinología Ginecológica y Reproductiva.  

“La postergación de la maternidad, la vida sedentaria y poco saludable y la presencia de tóxicos ambientales conocidos como disruptores endócrinos han generado aumento de patologías ginecológicas en los últimos tiempos”, señaló. Agregó que este contexto ha incidido en el aumento de la infertilidad en hombres y mujeres con agotamiento temprano del plasma germinativo o de la capacidad reproductiva. Lo que se observa cada vez más frecuentemente es la alteración de la capacidad del semen, algo que  -según dijo- se ve mucho en zonas rurales por la exposición a sustancias tóxicas como agroquímicos.

Incluyó dentro de las sustancias nocivas algunas que se usan en fabricación de esmaltes, pinturas, tapizados plásticos, desechos de quema de pasteras y el tolueno.

“Hay más miomas, más síndrome metabólico, más diabetes y más cáncer”, advirtió. También se diagnostican más casos de endometriosis y ovario poliquístico. Destacó que hay que tener en cuenta que el sobrepeso, que tiene cada vez más incidencia en la población es factor de riesgo para muchas enfermedades. 

Anticonceptivos:


Otro tema que abordó es cómo los anticonceptivos hormonales han ido ganado terreno para tratar problemas y desórdenes ginecológicos ajenos a la anticoncepción y que en muchos casos son incluso la primer opción terapéutica.  

La profesional visitó la provincia para brindar una charla a 50 médicos justamente sobre este asunto: “Formulaciones hormonales: más allá de la anticoncepción”, tal el título del encuentro. Además de utilizarse para tratar ciertos cuadros, quienes los consumen con fines anticonceptivos también se ven beneficiadas ya que atenúan el riesgo de desarrollar algunas enfermedades pero siempre deben ser indicadas por un médico que contemple posibles contraindicaciones.  

“Las mujeres que los toman con finalidad anticonceptiva tienen beneficios adicionales como controlar la  aparición de patologías endometriales, quistes, pacientes anémicas que la corrigen”,  ya que en algunos casos esto puede estar originado por abundantes sangrados, detalló.  

En el plano no anticonceptivo se usan para tratar la endometriosis: “anulan los focos que producen síntomas y dolor reduciéndolos a su máxima expresión”, comentó.

También son útiles para el síndrome de tensión premenstrual. Las formulaciones de regímenes de 24/4 (4 comprimidos de placebo) constituyen la primera línea de tratamiento para el sindrome disfórico premenstrual, la forma más grave. Para la doctora su utilización está potenciada por ser de fácil acceso, ya que se encuentran en cualquier salita, y además tienen buena tolerancia.  

Aprovechó para hacer un poco de historia: “Estas pastillas fueron aprobadas por la FDA la primavera de 1960 pero ya se usaban hacía 3 años en EEUU para corregir desórdenes menstruales”. De todas formas aclaró que las formulaciones actuales tienen menos efectos secundarios.  

Además se utilizan cuando hay una alteración del ciclo menstrual ya que permiten ordenarlo, cuando hay ovario poliquístico o insuficiencia ovárica prematura.  

Se usan cada vez más para acompañar a las pacientes en su transición a la menopausia dado que controla o elimina los molestos síntomas propios de esta etapa, mejoran incluso la masa ósea. Para finalizar, la especialista subrayó: “Tienen mala prensa pero al final tienen más beneficios que perjuicios”.