Los 10 gobernadores de Juntos por el Cambio se reúnen para ratificar su apoyo a la Ley Bases y al paquete fiscal

Actualidad 11 de junio de 2024
gobernadores-jxcjpg

Es un final abierto. Más allá de la confianza que expresan puertas hacia afuera, en el Gobierno saben que las negociaciones en el Senado para conseguir los votos necesarios para aprobar la Ley Bases serán hasta último momento, y que nada está asegurado.

En ese contexto, el Gobierno consiguió en las últimas horas un apoyo político clave que, de todas formas, no necesariamente se traducirá en manos levantadas en el recinto mañana: los 10 gobernadores de Juntos por el Cambio pidieron públicamente que se apruebe el megaproyecto así como el paquete fiscal. De todas formas, y luego de algunos cortocircuitos, los mandatarios mantendrán una reunión virtual para ratificar y terminar de darle forma a esa posición.

Todo comenzó ayer por la tarde cuando se difundió un comunicado con la firma de los 10 gobernadores que forman parte del PRO, la principal fuerza política aliada de La Libertad Avanza: Jorge Macri (CABA); Leandro Zdero (Chaco); Ignacio “Nacho” Torres (Chubut); Gustavo Valdés (Corrientes); Rogelio Frigerio (Entre Ríos); Carlos Sadir (Jujuy); Alfredo Cornejo (Mendoza); Marcelo Orrego (San Juan); Claudio Poggi (San Luis); y Maximiliano Pullaro (Santa Fe).

Precisamente el nombre del santafesino quedó en el centro de la escena con el correr de las horas. Fue luego de que el dirigente de la UCR Emiliano Yacobitti, mano derecha de Martín Lousteau, asegurara en un mensaje en su cuenta de X que el comunicado era “falso”. Cerca del vicerrector de la UBA afirmaron que la firma de Pullaro, muy cercano a ambos dirigentes, se había incluido sin su consentimiento. Ante ese escenario, fuentes cercanas al gobernador admitieron que hubo algún cortocircuito, pero dejaron entender que el apoyo está garantizado.

“Su posición es la de siempre, la que expresó en cada foro y en cada declaración pública. Pullaro apoya la Ley Bases para que el Gobierno pueda tener su herramienta para implementar su plan”, expresaron a Infobae desde el entorno de uno de los gobernadores de Juntos por el Cambio. Cabe destacar que el gobernador santafesino compartirá este mediodía un acto con Patricia Bullrich en Rosario y, posteriormente, dará una conferencia de prensa, en la que se podría referirse al tema.

Mayor aporte a la confusión fueron las palabras del jefe de Gobierno porteño, Jorge Macri, quien en la noche de ayer aseguró que el comunicado se difundió antes de tiempo y que aún no había un consenso unánime.

“Hay un un comunicado del que se está hablando, que todavía no tiene el consenso de todos los gobernadores, circuló antes de tiempo. Yo adhiero a ese comunicado. Están todos ahí. Voy a cuidar mucho este espacio. Salió el comunicado antes de que hubiera un ok de todos los integrantes y eso está mal”, explicó el alcalde porteño durante una entrevista en el canal TN.

“En realidad no lo firmó nadie. Mañana (por hoy) va a haber un zoom”, subrayó Macri.

“Cualquier dilación que pueda ocurrir en el trámite legislativo puede afectar no sólo a las finanzas nacionales, sino también a las provinciales”, señala el texto de los mandatarios provinciales difundido ayer.

El apoyo apunta a “darle las herramientas al gobierno nacional para avanzar con las transformaciones que votó mayoritariamente la sociedad argentina”.

“No hay más tiempo que perder. La mayoría de las provincias ha manifestado su apoyo a los instrumentos requeridos por el Presidente de la Nación y el gobierno nacional”, enfatizaron.

En el mismo sentido, resaltaron: “Necesitamos dar una clara señal a los mercados, al mundo y a los argentinos que nuestro país avanza hacia el equilibrio fiscal, apuesta a la inversión privada y moderniza su sistema laboral. Todos estos ejes han encontrado un consenso mayoritario entre el oficialismo y un sector de la oposición constructiva y dialoguista”.

Por eso, más allá de que se descarta que en definitiva habrá un apoyo concreto a la Ley Bases, habrá que ver cómo se materializa y cuál es la última expresión pública de los gobernadores del PRO antes de la sesión de mañana.

El Senado iniciará mañana el debate en el recinto por la Ley Bases y el paquete fiscal, que se prevé que será agitado a partir de la inconformidad de algunos bloques de la oposición “dialoguista” con determinados artículos de los proyectos. A pesar de que La Libertad Avanza consiguió el dictamen de mayoría para que ambos asuntos se traten en el recinto, hay espacios que analizan agruparse para forzar más cambios sobre la iniciativa oficial, como excluir a Aerolíneas Argentinas y al Correo de la lista de empresas a privatizar.

Además, aún subsisten discrepancias con respecto a la restauración de la cuarta categoría del impuesto a las Ganancias, luego de que el Gobierno no aceptara eximir de ese gravamen a las provincias patagónicas, que se niegan a incorporar nuevamente este tributo. Es por eso que el jefe de Gabinete, Guillermo Francos, tiene pensado quedarse en la Argentina para seguir de cerca el desarrollo de la sesión en la Cámara Alta, apelando una vez más a su carácter de buen negociador.

Las horas previas al inicio del debate de la Ley Bases y el paquete fiscal de este miércoles desnudaron la tensión en la negociación entre el gobierno y sectores de la oposición. En particular, con Martín Lousteau.

En la Casa Rosada existe un especial interés por los movimientos del senador y presidente del comité nacional del radicalismo que presentó un texto alternativo al dictamen de mayoría que consiguió el oficialismo con los aliados. El antecedente de los dos tercios de la fórmula de movilidad jubilatoria de la Cámara de Diputados de la semana pasada encendió luces de alarma en el gobierno: se aliaron, transitoriamente, el kirchnerismo, la UCR, la Coalición Cívica y el bloque liderado por Miguel Ángel Pichetto.

En el Gobierno quieren evitar una sociedad similar en el Senado, como aquella que se alcanzó para rechazar el DNU 70 ideado por Sturzenegger. Lo llamativo, de todos modos, es el vaivén en las negociaciones: semanas atrás, antes de que se vaya Posse, Lousteau y su entorno habían entablado una serie de conversaciones con el Ejecutivo. Con Francos, Santiago Caputo y Eduardo “Lule” Menem.

En las últimas horas, desde el Gobierno seguían de cerca, además, a un grupo de senadores que no están particularmente referenciados con sus gobernadores. Entre ellos, Edgardo Kueider, Carlos “Camau” Espínola o Lucila Crexell. En este último caso, circuló un posible ofrecimiento para un destino en el exterior a cambio del acompañamiento de la ley. En despachos del peronismo trascendió que la ex presidenta Cristina Kirchner, muy activa puertas adentro, avisó que los legisladores que le responden no darían el visto bueno si se tratara, por ejemplo, de una embajada que, en ese caso, debería tener convalidación del Senado.

Te puede interesar
--
Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir diariamente las novedades en tu email