Neuquén: La Ley Bases activó un conflicto provincial con poder de daño

Neuquén 02 de mayo de 2024
diputadosjpg

El avance de la Ley Bases dejó planteado un conflicto en Neuquén: el gremio petrolero está decidido a enfrentarse contra la reinstalación del Impuesto a las Ganancias a los salarios. Los gobernadores patagónicos limpiaron de la normativa las consecuencias de las intenciones del gobierno de Javier Milei por quedarse con potestades sobre los recursos naturales que la Constitución Nacional reserva para los gobiernos provinciales.
 
Esa negociación fue de las primeras que echó a andar Milei cuando reveló su intención de modificar de una vez más de 300 leyes.
Los tironeos con los gobernadores patagónicos, entre los que tuvo un rol de primera línea el neuquino Rolando Figueroa, se resolvieron a favor de los mandatarios territoriales de cara a la fallida avanzada inicial del gobierno con la ley que consideraba fundacional para su gestión antes de devaluarla hasta desconocerle una utilidad concreta. “Si no sale la ley, vamos a avanzar igual en nuestro plan”, advirtió el mandatario nacional antes de la votación que le dio la media sanción al proyecto oficial en la Cámara Baja.

El gobierno nacional tejió una red de apoyo en la Cámara Baja basada en las voluntades orientadas por los gobernadores. Conquistó 142 votos de los 257 diputados que conforman el cuerpo. Con 129 le alcanzaba al Presidente para tener media sanción para su segunda ley ómnibus o bases.

De los cinco diputados nacionales por Neuquén, tres votaron a favor de la Ley Bases en la sesión que se extendió desde el lunes hasta el martes.

La libertaria Nadia Márquez no puso reparos al texto, mientras el radical Pablo Cervi y el emepenista Osvaldo Llancafilo se opusieron a partes del texto original como a la forma del gobierno para plantear la discusión, tratando a los legisladores y gobernadores de “delincuentes” en ocasiones y de “ratas” en otras. Los peronistas Pablo Todero y Tanya Bertoldi votaron en contra.

La oposición a Milei en el Congreso se distinguió entre el ala dialoguista y el ala confrontativa con el gobierno. Ambas confluyeron en la marcha contra Milei por el acoso financiero a las universidades, del 23 de abril, pero rápidamente se volvieron a distanciar a la hora de la verdad legislativa: el ala dialoguista se negó a presionar al gobierno a mandar fondos a las universidades, como reclamó el ala confrontativa.

En la segunda se ubican principalmente los legisladores de la izquierda y los de Unión por la Patria, salvó los tucumanos que responden al gobernador Osvaldo Jaldo. Mientras que el interbloque virtual dialoguista está conformado por los legisladores que no son confrontativos ni de La Libertad Avanza ni el Pro, que actúan como oficialistas puros y duros.

En el esquema con el oficialismo compartiendo la escena con opositores dialoguistas y confrontativos, la representación neuquina en la Cámara Baja del Congreso tiene una voz oficialista (Márquez), dos dialoguistas (Cervi y Llancafilo) y dos confrontativas (Bertoldi y Todero).

Llancafilo fue de los dialoguistas el que más confrontó con el Ejecutivo nacional, siendo blanco de los ataques de los adherentes libertarios más efusivos de las redes sociales cuando recién empezaba el despliegue del agresivo modelo de propaganda oficial.

En el punto más álgido, hasta el gobernador Rolando Figueroa cayó en la hoguera libertaria, cuando fracasó el primer paso de la Ley Bases por Diputados. Fue incluido el mandatario neuquino en un afiche agresivo que usaron las usinas de la propaganda libertaria para atacar a quienes consideró culpable del destino de aquel proyecto.

Los legisladores dialoguistas soportaron insultos del Presidente en la primera instancia de tratamiento de la ley, mientras que en la segunda pasada el proyecto oficial por la consideración del plenario las descalificaciones llovieron desde sectores opuestos al gobierno.

En el caso de los neuquinos Cervi y Llancafilo fueron cruzados por el secretario general del Sindicato de Petroleros Privados de Neuquén, Río Negro y La Pampa, Marcelo Rucci. Consideró el dirigente gremial que los diputados fueron facilitadores de la reimposición del impuesto a las Ganancias a los salarios más altos.

La media salarial de los petroleros es la más alta de todas las de las ramas de la economía nacional. Por eso, la reimplantación de Ganancias tienen un costo adicional para Neuquén: un conflicto sindical de fuste

En tiempos de Guillermo Pereyra en el Sindicato de Petroleros se desató la primera pelea conta la Nación por la imposición de Ganancias contra los salarios de los trabajadores. Corría la, llamada por el kirchnerismo, “década ganada” antes de la llegada de Mauricio Macri al poder. La pelea contra el Impuesto a las Ganancias se cuenta entre los motivos más fuerte de sublevación de las bases del sector petrolero, siempre detrás de los despidos masivos, que lideran las motivaciones.

El impuesto a las Ganancias en un momento llegó a afectar hasta a los docentes y trabajadores de la salud, sobre todo a aquellos con desempeño en zonas inhóspitas. A nivel provincial, el tema generó tensión creciente hasta que se generó una salida política local para un conflicto generado por una decisión del gobierno nacional. La salida fue eximir de los ingresos calculados a los fines de la aplicación del Impuesto a las Ganancias una serie de adicionales que subían el sueldo básico.

La calma sindical en trono a Ganancias llegó con la decisión proselitista de Sergio Massa, que eliminó el Impuesto a las Ganancias de la cuarta categoría, que es la que incumbe a los asalariados. Marcelo Rucci, secretario general del Sindicato de Petroleros, celebró aquella decisión con el énfasis que ahora salió a cruzar a los diputados que posibilitaron al gobierno la media sanción de una norma que contempla volver a cobrarles el impuesto a los salarios más altos de la economía.

Nota:https://www.lmneuquen.com/

Te puede interesar
--
Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir diariamente las novedades en tu email