Actualidad: Por la ola polar, el sistema gasífero entró en fase de pre emergencia y hay cortes

Actualidad 25 de mayo de 2024
gas-natural-gasoducto-pipelinejpg

Frente a las bajas temperaturas creció el consumo de gas natural y la escasez de Gas Natural Comprimido (GNC) ya afecta a más de 200 estaciones de servicio, la mayoría del AMBA. En los últimos días debieron suspendieron la venta del combustible ya que la prioridad apunta a garantizar el abastecimiento residencial y esencial. El sistema está en fase de pre emergencia.

Desde el sector explicaron que "estamos a la espera de una respuesta. Al principio eran unas 100 las estaciones de servicio afectadas y hoy estamos en una cifra cercana a las 200. Dependemos de la entrada de los barcos para que se resuelva la situación”, afirmaron en diálogo con TN.
El punto más crítico se encuentra en la provincia de Buenos Aires y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde se albergan la mayor cantidad de estaciones que proveen a vehículos con equipos de gas. Sin embargo, también hubo complicaciones en Tucumán, Santiago del Estero, La Pampa, Río Negro, Catamarca y La Rioja.

Qué es la fase de “pre emergencia”
Con el fin de mitigar la falta de gas y regular el abastecimiento del GNC, en el sector activaron lo que se denomina fase de pre emergencia: un monitoreo permanente y el corte de suministro para aquellos usuarios con contratos interrumpibles, como son los que tienen algunas industrias y estaciones de GNC.

El consumo domiciliario de gas es prioritario.
A esta altura de mayo, el consumo de gas duplica al registrado que para la misma fecha de 2023, cuando las temperaturas fueron más benignas.

Ayer Carlos Alberto Casares, interventor del Enargas, envió una carta en copia al secretario de Energía, Eduardo Rodríguez Chirillo, dirigida a las principales transportistas y distribuidoras de gas del país, para ponerlas en alerta. Se trata de las empresas TGN, TGS, Metrogas, Litoral Gas, Naturgy, Gas Nea, Gasnor, Camuzzi Gas Pampeana, Camuzzi Gas del Sur, Distribuidora de Gas del Centro, Distribuidora de Gas Cuyana y Redengas.

Así es que las empresas activaron los cortes a los interrumpibles y mantienen la atención focalizada en el comportamiento de la demanda.

La falta de previsión del gobierno
El Gobierno salió esta semana a las apuradas a licitar y comprar combustibles líquidos (fueoil y gasoil) para que las generadoras eléctricas “liberen” gas que estaba utilizando hasta ahora y permitir una mayor oferta en lo que se espera sean picos de demanda.

Cammesa, la firma encargada de administrar el mercado energético, busca traer 7 cargamentos de 50.000 m3 de gasoil cada uno y 5 cargamentos de fueloil por 200.000 toneladas en total, de acuerdo a la información recabada por EconoJournal. Se calcula que el costo de todos los cargamentos rondaría los US$600 millones. Las empresas interesadas en participar de la licitación deberán presentar sus ofertas este miércoles.

En el sector aseguran que hubo imprevisión por parte de un gobierno que está más preocupado por mostrar superávit de las cuentas públicas que por garantizar la seguridad de suministro.

“Tenés dos visiones. O priorizás la seguridad de abastecimiento o priorizas la eficiencia económica. Este Gobierno, después de muchas décadas donde primó la seguridad, eligió criterios de eficiencia económica. Es decir, no sacarle gas a Cammesa para no incrementar el costo del suministro. Eso les duró poco y terminaron levantando el pie del acelerador porque no había más gas”, indicaron desde una distribuidora.

Nota: https://mase.lmneuquen.com/

Te puede interesar
--
Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir diariamente las novedades en tu email