PUNTOS DE VISTA: "El gobierno debe discutir, escuchar, convencer y articular las demandas de la sociedad"

"Aún estando a favor del camino tengo, como veo que tiene una buena parte de la comunidad de Ushuaia algunas dudas, esas dudas no están directamente relacionadas con el hecho de que se haga el camino sino con el cómo y con el para qué", sostuvo Alejandro Winograd.
Ale Winograd

En declaraciones a P24, Alejandro WINOGRAD, quien es biólogo, asesor en proyectos de conservación y manejo de tierras en distintos sitios de la Patagonia, director de la colección Reservada del Museo del Fin del Mundo, autor de varios libros de ficción, viajes y geografía pero, por sobre todo, es un destacado divulgador del patrimonio de la zona Este y Sur de Tierra del Fuego, opinó  respecto a la construcción del Camino de la Costa (Corredor del Beagle).

P24: La construcción del camino que unirá Ushuaia con cabo San Pío es una de las obras de infraestructura más ambiciosas de los últimos años en el ámbito provincial. Ha despertado, previsiblemente, mucha polémica entre producción y conservación. Tiene posición tomada sobre este tema?

AW: Si tuviera que contestar de manera telegráfica diría que sí que tengo posición tomada y que esa posición es favorable. Yo creo que el el camino como vía de acceso a una buena parte de Tierra del Fuego en la cual hoy hay pocas acciones, pocas actividades y escasa presencia humana, es un proyecto más que razonable y atractivo. Ahora si puedo ir un poco más allá y la respuesta ya no es telegráfica sino un poco más si se quiere reflexiva diría que, aún estando a favor del camino tengo, como veo que tiene una buena parte de la comunidad de Ushuaia algunas dudas, esas dudas no están directamente relacionadas con el hecho de que se haga el camino sino con el cómo y con el para qué.

Por otro lado, para precisar, en la pregunta se habla del camino entre Ushuaia y el cabo San Pío que yo divido ese trayecto en dos sectores que bien diferenciados: uno es el que va de Ushuaia a Moat en donde diría que estoy más a favor todavía que del camino en su conjunto y una segunda parte es el tramo que va desde Moat al cabo San Pío en donde tengo la impresión de que alguna de las dudas o reservas que uno pudiera tener y que yo en lo personal puedo tener cobran un peso mayor que en el primer tramo.

P24: Es válida la dicotomía progreso- preservación o podemos encontrar maneras de integrarlos?

AW: La dicotomía entre progreso y preservación sin duda existe. No se trata de juzgar si es válida o no , sencillamente diría existe, pero también sin duda tenemos que encontrar maneras de integrar esos dos objetivos. Naturalmente las maneras de integrarlos pueden ser muchas pero esencialmente yo creo que implican un ejercicio en el cual uno trate de prestar atención, no solamente a posiciones o intereses sectoriales (en algunos casos posiciones e intereses de los que tienen una voz más fuerte) y tenga en consideración también las aspiraciones, los deseos, las conveniencias, las necesidades y hasta los derechos del conjunto de la población o, para ponernos más prácticos en este caso particular de la ruta, del conjunto de los usuarios de la ruta.

Yo creo que -sólo para poner un ejemplo y tratar de enmarcar un poco en términos prácticos lo que quiero decir cuando se habla de los riesgos ambientales de una obra del tipo de la ruta- yo no digo que esos riesgos no existan la pregunta es contra qué estamos contrastando esos riesgos, cuál es el escenario alternativo que consideramos.

Naturalmente entre hacer una ruta y no hacerla va a haber mayor impacto ambiental con la ruta porque evidentemente para hacer una ruta y no hacerla es obvio va a haber mayor impacto con la ruta pues hay que provocar alteraciones en el medio ambiente que si la ruta no se hacen no existen, ahora si consideramos el conjunto de Tierra del Fuego, si consideramos la intensidad de uso de otras áreas naturales o turísticas, si consideramos la concentración de las actividades económicas de Tierra del Fuego en una parte relativamente pequeña del territorio y en especial en las partes urbanas uno podría pensar que un proyecto que genera nuevas opciones, nuevas actividades y nuevas oportunidades en áreas en las cuales la conservación de la naturaleza es una prioridad...bueno, podrían ser decisiones que no sólo no ponen en riesgo sino que, por el contrario, mejoran un programa de conservación considerado a escala provincial.

P24: Uno de los principales puntos de debate de ha centrado en los yacimientos arqueológicos, descubiertos o por descubrir. Cuál sería, a su criterio, la solución?

AW: Yo,no soy arqueólogo y creo que es legítimo que en este tema se tome en consideración la opinión de  de los expertos dicho esto y tratando de aprovechar la pregunta para hacer una reflexión un poco más general, imagino que sí, que los trabajos de construcción de la ruta deben y van a provocar el daño o la destrucción de algunos yacimientos arqueológicos. Me gustaría pensar que también genera una oportunidad muy atractiva para conservar otros y, sobre todo, para que la gente tenga acceso y pueda conocer muchos más. Ahora lo que se está discutiendo en relación a los yacimientos arqueológicos se podría hacer extensivo a otros temas: a lo mejor a sitios del patrimonio histórico, a la conservación de la fauna, a sitios de nidificación de aves, quizás a alguna colonia de mamíferos marinos, etc. En realidad yo creo que el tema (el primer tema por lo menos) en discusión o a discutir es cómo se va a hacer esa obra, cómo se va a controlar lo que se hace en esa obra y quién va a tomar las decisiones.

Creo que el gobierno de Tierra del Fuego tiene un mal récord histórico en el control de áreas que abre a la comunidad. Creo que el ejemplo paradigmático que todos conocemos es el de la ruta J en donde el gobierno tiene una serie de normas teóricas y en la práctica ha sido incapaz  de impedir las ocupaciones ilegales y diría que lo mismo pasa en una buena parte de la zona aledaña a Almanza o en Almanza mismo entonces, más allá de la discusión que entiendo que es precisa y técnica sobre los yacimientos arqueológicos, para mí lo que lo que pone a la vista la discusión que hay ahora sobre los yacimientos arqueológicos es que algunos sectores de la comunidad no confían en la capacidad del gobierno y que el gobierno en lugar de tratar de convencerlos lo que ha hecho en muchos casos es eludir la discusión y ver que es lo que ocurre con el tiempo.

Yo creo que tanto en el caso particular de los yacimientos arqueológicos como en muchos de los puntos de discusión respecto de la ruta, el norte de la discusión está enfocado los grupos interesados en la conservación o los grupos que se oponen a la construcción de la ruta muchas veces lo que en realidad expresan es su desconfianza respecto de los sistemas de control del gobierno y el gobierno, para evitar algunas discusiones incómodas o -si se quiere- poco racionales, ha evitado todas las discusiones y la verdad es que el gobierno no es una organización que utiliza picos y palas; el gobierno debe considerar que discutir, escuchar, convencer y articular las demandas de la sociedad, bueno, es tan prioritario cómo controlar el pliego y el costo de la licitación.

P24: Cual cree que sería ser el perfil que debiera tener la ruta para ser realmente beneficiosa para todas las partes?

AW: Esa es una muy buena pregunta. Yo en alguna oportunidad, conversando con gente del gobierno vinculada a la construcción de la ruta o consultores o asesores, si no recuerdo mal el costo de la obra era  de 70 u 80 millones de dólares entonces yo les planteaba que para que esa ruta tuviera sentido había que tener algún objetivo (los objetivos los fija el gobierno, lo digo sólo como  ejemplo) de que en el término de 3 o 4 años la ruta hubiese generado 1500 o 2000 puestos de trabajo, sólo para que nos entendamos pero para que eso sucediera había que no sólo invertir eso 80 millones sino también convocar a otros 70 u 80 millones de inversiones del sector privado ya fuera en hoteles, centros de servicio, en centros de alguna ONG vinculados a la educación o al deporte, en restaurantes, lo que fuera.

Pero nunca me quedó claro, creo que ni a mí ni a mucha gente porque forma parte del debate y de la información pública que no circuló (o al menos no circuló ampliamente) qué es lo que el gobierno estaba haciendo en esa dirección. Quiero decir, cuando comenzó la construcción  se decía que el gobierno tenía en reserva los fondos totales para pagar la obra, puede ser que eso con la crisis haya cambiado, no lo sé, pero asumamos que cuando empezó era cierto lo que no quedó claro era todo lo demás:  para que el camino cumpla con los objetivos que se plantearon y resolver a la vez algunos de los problemas que definimos en la entrevista, la ruta tiene que ser mucho más que una vía de acceso para ser un lugar de generación de actividades, de trabajo, de desarrollo económico, de cultura, de conocimiento y de aproximación a la naturaleza y eso requiere además de los temas viales una serie de procesos, de fenómenos y de desarrollo de infraestructura que implica una inversión muy grande. No tengo muy en claro qué se ha hecho en la dirección de obtenerla, y de algún modo creo que sin esa respuesta es difícil saber si el perfil de la ruta es el adecuado y casi diría que, volviendo a los primeros "sí" que respondí a la primera pregunta, si la ruta no tiene definido un objetivo de mediano plazo el entusiasmo que me generaba al principio se convierten en dudas.

Boletín de noticias

DPE Factura por email 1019 RGB 270x185-NOVIEMBRE-DICIEMBRE

PATAGONIA24-JUEGORESPONSABLE 1-11 al 15-11