PUNTOS DE VISTA: Industrias salmoneras no, pero...acuicultura si?

Informes Especiales Por
"El proyecto de producción solo sería viable si logramos que la sociedad lo acepte como tal antes de comenzar la producción y la única forma de conseguir esto es haciendo las cosas bien", sostuvo Tomás Chalde
Tomás Chalde

Apagados los fuegos de la polémica sobre la cría de salmónidos en el Canal Beagle, P24 quiso consultar la opinión de Tomás CHALDE quien Licenciado en Ciencias Biológicas de la Universidad de Buenos Aires con un Doctorado en Biología Molecular y Biotecnología desarrollado en el Instituto Tecnológico de Chascomús sobre técnicas de reproducción de peces autóctonos. Actualmente Investigador de CONICET con lugar de trabajo en el Laboratorio de Ecología, Fisiología y Evolución de Organismos Acuáticos del CADIC, trabajando en la interacción entre salmones exóticos y especies nativas.  

NOTA RELACIONADA:

no a las salmonerasINDUSTRIA SALMONERA: Las aguas del Canal Beagle, pueden mantenerse prístinas, si aprendemos las experiencias de otras latitudes

P24: Qué le parece si empezamos por aclarar el concepto de ecosistema y las formas en que su equilibrio (que es dinámico por cierto) puede  ser alterado?

TCH: Habría que empezar diciendo que es un tema complejo pero para  intentar definir ecosistemas  resumiendo podríamos decir que es la  interacción del  medio ambiente con los seres vivos  que habitan allí. Pero para aclarar el concepto hay que decir que dentro de los seres vivos hay que incluir al ser humano y todas las actividades del ser humano como parte del ecosistema, históricamente no se lo consideró parte porque lo veíamos desde afuera pero hoy en día somos una parte de él.

El ejemplo más claro es cuando consideramos una red trófica, por ejemplo en el mar: tenemos los productores primarios, secundarios, predadores etc. pero el último, el  predador  tope, es el ser humano con un barco pesquero por ejemplo. Esto sin ninguna connotación mala, es un predador más. Entonces un ecosistema es eso, poder entender cuáles son todas las relaciones entre cada pieza que hay en el medio ambiente físico y biológico y los seres vivos.

Bueno el tema de cómo mantener el equilibrio en el ecosistema también es una pregunta compleja y la respuesta va a depender un poco de cada persona a la que le preguntes: puede haber un equilibrio prístino en el que se intenta mantener las cosas cien por ciento en su estado natural  y original que hoy en día ya es imposible en cualquier parte del mundo porque no existe más un estado completamente natural.  Entonces lo que ponemos es un sistema de referencia que es decir bueno, este es mi sistema prístino actual y yo lo quiero mantener así y para mantener eso la única forma de mantener ese equilibrio es no tocar absolutamente nada y eso hoy en día yo considero que es imposible porque la población mundial está aumentando todos los años exponencialmente y necesitamos recursos naturales continuamente y la idea o el objetivo sería cómo obtener esos recursos manteniendo lo mejor posible el equilibrio porque  en cualquier explotación que se haga de un recurso natural alguna alteración va a haber. Hasta  levantar una piedra y darla vuelta para ver a los bichitos ya sería una alteración de ese equilibrio. Bueno, eso llevado a un sistema productivo  el equilibrio no sé si se va a romper pero  al menos sí se va a ver alterado.  En realidad, el medio ambiente está continuamente llegando a equilibrios nuevos y hay veces que hay que darle más tiempo para que se puedan recuperar los ambientes porque  tienen la capacidad de volver a un estado anterior o a un nuevo equilibrio que es la llamada “resiliencia”.

P24: La cría de salmónidos en sistemas marinos se desarrolla en varios lugares, algunos con condiciones tan adversas como las islas Feroe en el mar del Norte pero es el ejemplo chileno el que se menciona con más frecuencia. ¿Por qué motivos esa experiencia es tan criticada?

TCH: Bueno en cuanto a si la cría de salmones se puede desarrollar en forma sustentable y con poco impacto eso va a depender de muchas cosas en primer lugar de legislaciones adecuadas y en segundo lugar la responsabilidad de los productores en cumplir esa legislación. En el caso de Argentina es casi un lugar común decir que hay un vacío legal. Yo no sé si realmente es así o no pero lo que sí hay  es una legislación que yo digo que no se puso a prueba y  que hasta que no haya una actividad productiva no se puede saber si la legislación que hay es suficiente.  Yo, particularmente,  creo que no es suficiente y que como toda ley tiene que ir madurando con el tiempo y poniéndose a prueba a medida que se produce. Para mí acá existe una oportunidad única para desarrollar acuicultura sustentable ya que no tenemos la actividad de producción de salmónidos o de otra especie en el Canal si exceptuamos los casos  de moluscos entonces tenemos la oportunidad de aprender todo lo malo y lo bueno que se hizo en otros lados y no repetir esos errores. Ya sabemos que la salmonicultura tradicional no es una opción. No tiene que ser la opción, y mucho menos para comenzar a desarrollar la acuicultura en TDF. En Chile, en Noruega, en Estados Unidos, etc.  han desarrollado distintos problemas no solo en la cría de salmónidos, sino también   de otras  especies  pero siguen aprendiendo  y nosotros tenemos que  obtener ese conocimiento para lograr un resultado  exitoso.



P24: Apelando a sus conocimientos, ¿usted cree que las condiciones mencionadas son extrapolables al Canal Beagle? De ser así, ¿podría mitigarse el daño ambiental disminuyendo la escala o a través de algún ajuste en las condiciones de producción o usted lo considera irremediablemente asociado al sistema productivo?

TCH: Las cosas que habría que poner a punto para poder desarrollar una producción acá en Tierra del Fuego en algunos se comparten con el resto Argentina pero acá hay varias particularidades.

Primero hay que desarrollar la tecnología específica de esa producción. Inicialmente yo creo que se debería importarla, no hace falta desarrollar nada ya que en otras partes del mundo ya están las cosas desarrolladas pero sí  comenzar a desarrollar de a poco tecnología propia que este ajustada a las condiciones locales, que sea útil acá en Tierra del Fuego para las condiciones locales. El problema que tenés es por dónde comenzar porque  por ejemplo un productor de alimentos no podría estar produciendo para un acuicultor que hoy no existe y  es ahí en donde el Estado debería intervenir facilitando este inicio.

Otro punto importante es mano de obra calificada, desde un ingeniero en acuicultura (en Argentina no existe la carrera)  hasta la persona que se encarga de darle de comer a las truchas que parece una tarea sencilla pero se necesita una preparación para hacerlo adecuadamente. Si bien hay gente preparada en Argentina el problema  es lograr  que quieran venir  a instalarse  acá.

P24: Usted menciona el tema del pienso que es una preocupación cierta de los ambientalistas.  Teniendo en cuenta las características que tiene el que se le da a la trucha marina y las corrientes y la batimetría del Beagle, según su opinión: ¿Va a contaminar los fondos por acumulación de detritos, es  muy contaminante,  se puede reducir esa polución?

TCH: Creo que ése es el  principal tema que hay que resolver  para comenzar con la producción. Yo creo que no se puede comenzar producción si no tenemos claro los problemas que puede traer el exceso de alimento  en el canal.  Hay formas de disminuir el posible impacto es una actividad nueva entonces impacto va a haber, eso es innegable.  En esta actividad  el exceso de alimentos es uno de los principales problemas que ha tenido en Chile pero se puede trabajar un poco con las escalas porque si son muy altas y producciones muy intensivas con altas densidades se sabe que el alimento en exceso va al fondo y eso sí va a tener va a traer consecuencias negativas para el ecosistema. Hoy en día hay otras alternativas que se están trabajando,  incluso en Tierra del Fuego se ha pensado en hacer sistemas semi-cerrados en donde se podría trabajar más parte en tierra que en jaulas en el Canal entonces se podría limitar mucho el tiempo en el cual los salmónidos tengan que ser alimentados en al mar , incluso lo que se está intentando a nivel mundial es trasladar  toda la actividad a instalaciones en tierra con un sistema de circulación, eso sería lo ideal después el resto va a depender de cuánto queramos alterar el ecosistema. Sin embargo, como dije al principio, creo que no podemos centrarnos únicamente en la cría de salmónidos, tenemos que trabajar para poder identificar otras opciones menos riesgosas.

P24: Si las cifras de la FAO son fidedignas (los grupos conservacionistas las consideran en general como moderadas) estaríamos enfrentando un proceso generalizado de sobrepesca que podría  terminar en la extinción de muchas especies. En ese contexto la acuicultura suena como una alternativa prometedora  ¿Cómo podría desarrollarse en condiciones amigables para el ambiente? ¿Qué especies podrían cultivarse en Tierra del Fuego? 


TCH:  Cuando se habla de la acuicultura en Tierra del Fuego se habla de salmones. Cualquier persona que uno cruce por la calle cree que la actividad se restringe a salmones en el Canal pero hay otras especies que son potencialmente producibles acá en Tierra del Fuego pero para ello necesitamos desarrollar la tecnología,  necesitamos desarrollar el conocimiento y ahí nuevamente el Estado tiene que estar apoyando ese desarrollo. Actualmente hay un proyecto que esperamos  comenzar a trabajar el año que viene en donde básicamente el objetivo es estudiar todas las posibilidades de desarrollo de acuicultura en el canal Beagle con especies autóctonas, siguiendo estándares de producción altísimos, donde la sociedad sea uno de los principales controladores de la actividad.Está todo basado en un sistema de acuicultura multitrófica (práctica en la que los desechos de una especie se convierten en aportes para la otra) que en los últimos años se ha trabajado a nivel mundial muy fuerte en la parte experimental y actualmente se está llevando a la parte productiva aunque son pocos los que tienen producción económica rentable aún se está avanzando mucho y ésa es una de la soluciones porque es un sistema productivo mucho más amigable con el ambiente que cualquier otra salmonicultura tradicional que se conozca. La primer piedra que tiene que superar este proyecto es obtener “licencia social”. Esto significa que el proyecto de producción solo sería viable si logramos que la sociedad lo acepte como tal antes de comenzar la producción y la única forma de conseguir esto es haciendo las cosas bien.

Acá básicamente sería utilizar alguna especie de pez local, que hay que definirla  y desarrollar los conocimientos para poder criarla,  y acompañarla  con producción de mejillones y producción de algas como filtradores de cualquier desecho que produzcan las especies de peces y también se pueden incluir centollas y otros componentes en este sistema de producción.  Por eso lo que hay que distinguir es un sistema de producción de una actividad productiva:  la acuicultura es la actividad productiva en sí misma pero hay muchos sistemas de producción y yo creo que la clave es poder elegir el sistema de producción adecuado para nuestro ambiente, teniendo en cuenta  si queremos hacer una producción a nivel industrial o simplemente necesitamos (y es lo que yo creo) una producción en baja escala involucrando a pymes locales en primer lugar para abastecimiento del mercado local sin olvidar que el mercado local incluye una componente de exportación dado que la cantidad de turistas que vienen todos los años es una forma directa de exportación. En conclusión hay que sacar un poco la cabeza de los salmones y las truchas y empezar a ver las especies autóctonas con lo cual nos podemos sacar mucho de las problemáticas de la actividad.

Boletín de noticias

OP 2019_16144-STIEMBRE

dia de la madre octubre

Consejos para Ahorrar Gráfica-01