Opinión: Ley pareja, no es rigurosa o "el descontrol del control" en tiempos de pandemia

Opinión 13 de septiembre de 2020 Por Anibal Rachid
ARR

Cuando en tiempos de pandemia y fundamentalmente en momentos en " que si te cuidas, me cuidas y si me cuido, te cuido", se verifica a diario la "transgresión" desde los más elementales cuidados que debemos tener en el aspecto sanitario y fundamentalmente desde quienes deben dar el ejemplo, hasta el último de los ciudadanos, que con la responsabilidad primaria de acatar las normas e indicaciones sanitarias, han redoblado sus esfuerzos en "cuidarse y cuidar a los suyos", y aquí, uno termina preguntándose, y el resto?

Desgraciadamente, esto no se verifica en una sociedad, que debería anteponer "el bien común, ante el individualismo", que en muchos casos termina imponiendo, el "que me importa".

Y a veces para muestra, "solo basta un boton" dice el dicho popular, por ello algunas reflexiones con las que seguramente algunos coincidirán y otros no.

Existe una norma nacional y otra municipal, mas allá de las indicaciones sanitarias, sobre el uso de barbijo o tapabocas, el cual, en "muchos casos" no se utiliza, y solo basta con transitar por algunas calles de Ushuaia, Tolhuin o Río Grande para constatar lo aquí afirmado. Y esto se verifica, cuando consultada, en mas de una ocasión la policía provincial  (y esto referenciado por los propios agentes de seguridad), contestan, "no tenemos orden al respecto y solo podemos indicarles que utilicen los mismos".

Como también algunos pocos "retornados" que incumpliendo con la cuarentena requerida, terminaron contagiando a muchos más ...

O reuniones  sociales con más de lo permitido.

O las entradas  acotadas al Parque Nacional.

O las presentaciones de cerveza (hay videos)

O la presencia de "algunos ciudadanos" que, no pudiendo salir de Río Grande, por las especiales condiciones sanitarias, se los ve graciosamente en Tolhuin o Ushuaia y aún en los Centros invernales, y la pregunta es; se trata de trabajadores esenciales?.

O...(lo que cada lector quiera agregar como incumplimiento)

Y estos planteos, están a la vista de "muchos". "Aunque algunos no lo quieran ver".

Pero más allá que existe un cansancio por las medidas de restricción que ya llevan más de 181 días, el "relajamiento" comenzó hace rato. Y esto se verificó con la cantidad de "nuevos casos positivos" que se verificaron, fundamentalmente en la ciudad de Río Grande, por sus números de transmisión comunitaria, 

Y la pregunta sigue siendo la misma.

Apelamos a la conciencia individual o hacemos cumplir las reglas, como deberían ser cumplidas?.

Y cuando esto ya no se entiende y se sobrepasan los límites, no queda otra, por el bien común, que apelar a la Ley?.

Y cuando la Ley es tardía, apelamos al bolsillo de los que incumplen?.

En toda sociedad queda claro que cuando las reglas no se cumplen, deben sobrevenir las consecuencias para aquellos que no entienden, que vivir en sociedad, no es solo tener derechos, sino también responsabilidades, es respetar al otro, porque "no estamos exentos que lo que paso, vuelva a suceder". (más allá que en la Argentina es común volver a tropezar con la misma piedra)...

Por ello, apelo al cumplimiento irrestricto de las reglas de sanidad y convivencia, caso contrario, que el peso de la ley y el bolsillo caiga sobre aquellos que no entienden que "si me cuido, te cuido y si te cuidas, me cuidas".

Porque existe toda una sociedad, que en su gran mayoría no solo ha cumplido y se ha cuidado, sino también que  ha sufrido, desde lo personal, pasando por lo mental y lo económico y que por "algunos irresponsables", terminaremos perdiendo lo que hemos podido conseguir".

Me asusta un poco el optimismo en la relajación de la cuarentena.

Una epidemia es como un incendio, no sirve el sálvese quien pueda.

Y sobre todo, cuando las políticas convergen con la liviandad, hay que tener en cuenta que " información mata especulación".

Como alguien decía, ya hace algunos años, "por lo menos, así lo veo yo"...

Te puede interesar